A 40 años de la gesta de Malvinas: actividades y testimonios de los héroes de la guerra

SALTA 01 de abril de 2022 Por Itati Soledad Ruiz
Mañana 2 de abril se cumplen 40 años de la gesta de Malvinas, fecha en que se conmemorará a quienes dejaron todo, algunos incluso la vida, en aquel combate por las islas en el fin del mundo. Organizaciones de veteranos, ex combatientes, caídos y familiares, conjuntamente con el gobierno idearon una serie de actividades para que este aniversario sea especial. Jorge Alfredo García, presidente del Centro de Ex Combatientes de Malvinas, y organizador de la “Semana de Malvinas”, recuerda como su participación en el conflicto bélico le dejó una huella tan profunda que se dedicó íntegramente a dar a conocer la “causa” a todos los argentinos.
received_340331114782503
Veteranos de Malvinas en la muestra efectuada en el Campo de la Cruz Fotos: Omar Barrios
Desde el sábado pasado, hasta el 1 de abril se realiza la “Semana de Malvinas”, donde las asociaciones Veteranos de Guerra, Centro de ex Combatientes, Agrupación 2 de Abril y los familiares de caídos, expondrán sus recuerdos, vivencias y parte del equipamiento que portaban en el conflicto del Atlántico Sur. Fue una guerra desigual entre la Argentina y el Reino Unido desatada en 1982, en la cual se disputó la soberanía de las islas "Georgias del Sur y Sandwich del Sur", para ellos, "Gran Malvina y Soledad" para todos los argentinos.

Comenzó en abril con la ocupación de puerto Stanley por parte de tropas argentinas, bajo órdenes de la Junta Militar, que envió a morir a miles de jóvenes con apenas los conocimientos básicos y poco equipamiento. Como respuesta, el gobierno británico desplegó un enorme arsenal y fuerzas expedicionarias que en tan solo 10 semanas eliminaron al ejército argentino. Aquella victoria precipitó la caída de la dictadura argentina, cosa que en primer momento era lo que se buscaba impedir mediante la recuperación de las islas. Con este hecho inició recuperación del Estado de derecho. 

A continuación de la muestra que se lleva en el Campo de la Cruz, se realizará una guardia denominada "Vigilia Patriótica Esperando el 2 de Abril", que se realizará a las 6 de la tarde con activa participación de la secretaría de Cultura de la provincia.
En el campo histórico se podrán disfrutar distintas actividades de interacción entre jóvenes, y adultos. Además, el evento contará con la participación de conjuntos musicales, comparsas un patrio gastronómico y cine móvil hasta las 22.30, cuando se realizará el acto central en el que actuará la banda de música del Ejército Argentino, para finalizar a las 00.00 con un desfile de antorchas por los 34 salteños caídos, allí se los nombrará, se cantará el himno nacional con un minuto de silencio y la marcha de Malvinas para culminar el primero. 

El 2 de abril, se realizará el desfile tradicional junto al acto central de los veteranos de guerra y caídos por Malvinas en presencia de autoridades provinciales. 
Jorge García (2)
“Este año vamos a estrenar la ampliación de un monumento donde vamos a colocar un recordatorio y vamos a poner 6 placas en granito, allí están inscriptos todos los nombres de los veteranos; fuimos 714 en su momento y ahora han fallecido más de 130”, indicó Jorge Alfredo García, presidente del Centro de Ex Combatientes de Malvinas,
Respecto a su historia, García contó que participar de la guerra le cambió la vida, a tal punto que se dedicó 40 años a promover la causa, solucionar los problemas de los veteranos y los familiares de los caídos, y “devolverle a la sociedad la ayuda que nos brindó antes, durante y después del conflicto”. 

“Yo era un muchacho de Villa Primavera que pocas posibilidades de progreso tenía, así que ingrese a la Armada Argentina en el año ‘80 con 17 años. Hice dos años de escuela y egresé a fines del ‘81 como cabo segundo en comunicaciones. Mi primer destino fue el general Belgrano así que en ese glorioso crucero participé de la guerra. Soy uno de los sobrevivientes del ARA del 2 de mayo del ’82. Todo empezó a las 16 horas, recibimos el impacto de dos torpedos de un submarino nuclear inglés que produjeron muchísimo daño. Uno de los impactos cortó 15 metros de la pro del barco, se la arrancó directamente y el otro levantó cinco cubiertas para arriba. Había habitaciones que se inundaron rápidamente y por eso el barco en seguida se puso de costado. No teníamos generación de electricidad ni nada por el estilo por eso no pudimos hacer nada para mantenerlo a flote ni salvarlo”, comenzó el relato García. 

Pasados los 40 minutos el comandante dio la orden de que abandonen el barco porque se hundía si o si, allí pasaron a la operación de saltar a las barcas y quedamos “quedamos a merced de las inclemencias del tiempo y del mar, no teníamos elementos para orientarnos. Ese momento fue la noche más larga de nuestras vidas”, añadió. 

García tiene la mirada perdida en el tiempo, como si ese día todavía sucedería una y otra vez, como si aquellos torpedos todavía resuenan en sus oídos. Continúa con mucha tristeza la historia, quizás hasta con melancolía, “yo estuve en tres balsas, la primera se rompió contra el barco, quedé en el agua y me agarré de otra, esa también estaba con el techo roto, estando sobre esa segunda vimos como se hundió el crucero y después pasamos a otra balsa. Estuve 28 horas perdido en el mar hasta que llego el salvamento de otras unidades de la armada que nos rescataron, a mí me rescató el Gurruchaga, que a su vez rescató 360 sobrevivientes, estaba al borde de su capacidad porque era un barco pequeño, con ellos nos trasladamos hasta Ushuaia”.

Pese a todo lo ocurrido, destaca que no era su tiempo para despedirse, puesto que todavía tenía mucho que hacer por él mismo y sus compañeros, “por las circunstancias previas diría que fue un milagro. A la hora que entró el primer torpedo yo tendría que haber estado 4 cubiertas más abajo tomando mi guardia en la radio 2, que era un compartimiento pequeño. Allí hacíamos guardia un conscripto y un cabo, pero ese día me encontré con un amigo y nos pusimos a tomar mates porque tomábamos mate a las 4 y recién nos íbamos a la guardia y justo nos cruzamos, estábamos charlando y me demoré para ir unos 5 minutos. En ese ínterin paso el compañero que hacía guardia y le dije ‘que me aguante un segundo ya voy’, y justo en ese momento estalló.  Ellos tres están desaparecidos, quedaron con la explosión abajo, si yo bajaba seguro moría”. 

Al segundo día, luego de que saltaron a las balsas y cuando la noche había caído, un manto de desesperación se apoderó de los soldados que pensaron que no aguantarían más, “de milagro llegaron los barcos y fue de noche el rescate, acciones que uno se pone a pensar en el tiempo. Yo tenía 19 años y estábamos con toda la sangre y podíamos resistir. Trabajábamos toda la noche, afrontamos el frío, la operación rescate fue muy riesgosa pasamos por un montón de cosas, cosas que hoy no podría”, sostiene. 
Una vez reinsertados en la sociedad, García cuenta que todo les costó el doble, sin embargo, no bajaron los brazos y armaron la primera asociación de veteranos de la provincia, “al finalizar la guerra nos largaron a la vida social sin ninguna herramienta para sobrellevar las consecuencias, tal es así que tuvimos que empezar a agruparnos en una corriente nacional, a formar agrupaciones de veteranos a lo largo y ancho del país para exigir beneficios o soluciones a los problemas que teníamos. Así nace acá en Salta el primer centro en agosto del año ‘87, ya previo a eso hubo un par de años antes que se estaban empezando a reunir los muchachos, pero en ese año se concretó legalmente”. 
DSC_1331
Fue a través de los centros donde empezaron a hacerse  notar y reclamar, incluso pelear con la policía Federal en Plaza de Mayo hasta obtener los reconocimientos y derechos,  en el año ‘91 se les dio una pensión mínima de $150 en ese momento y la obra social del PAMI que “lamentablemente no servía ni para los abuelos, menos para nosotros”, reprocha García, como si el tiempo no hubiera pasado ya que las demandas de muchos jubilados todavía no son escuchadas. 

“En este último tiempo la mayoría ya nos estamos jubilado, ya tenemos 40 años más y hoy en día estamos bien en lo económico porque tenemos los ingresos de la pensión nacional y una renta provincial, hemos transcurrido la vida y la mayoría hemos podido insertarnos en el mundo del trabajo”, advirtió, aunque reconoce que otros lamentablemente tienen cicatrices profundas, “hay muchos que tienen problemas psicológicos, están en tratamiento permanente pero la gran mayoría están bien”. 

Explicó que la finalidad que persiguen desde el Centro de Ex Combatientes es que “Malvinas se muestre, se conozca, no específicamente la guerra, sino la causa, nos interesa que el pueblo argentino conozca porque son nuestras. El mejor reconocimiento que podríamos tener a esta altura del partido sería ese, de que el pueblo argentino abrace la causa como lo hacemos nosotros, con el convencimiento, la convicción y el sentimiento que es nuestro y territorio y es importante restituirlas al país. Toda mi vida paso por Malvinas”, finalizó. 

Te puede interesar