El juego "online" es ley en Córdoba gracias al macrismo

NACIONALES 30 de diciembre de 2021 Por Carlos Alberto Torino
El juego "online" se aprobó en Córdoba. En modo cordobesismo, variante schiarettismo, esto es sorpresivo, expres por naturaleza y contundencia. En el momento justo, en el tiempo indicado y a la hora precisa.
R

A dos días que termine el año, con los casos de coronavirus que convierte a cualquier centro de testeo en una espera eterna y con  una ola de calor más parecido al infierno que a las ondas de paz y amor que emanan de la Navidad, la Legislatura unicameral de la segunda provincia argentina consideró y aprobó cerca de la medianoche del anteúltimo día de 2021 el proyecto de ley presentado por cinco “valientes” legisladores de…la oposición…sí, de Juntos por el Cambio.

El proyecto de 26 artículos ingresó al recinto el miércoles pasado con modificaciones a propuesta de diputados oficialistas. Salió con fritas, como se dice en la jerga administrativa y entre los puntos más salientes, la nueva ley destaca límites a quienes no pueden jugar: los menores de edad, los deudores alimentarios, los propietarios de las licencias de juego, además de los deportivos relacionados con la actividad que se apuesta, o sea, los vinculados a juegos de póquer y de partidos deportivos (que pululan por la red). Tampoco podrán ser de la partida, más justo que nunca esta frase, jueces o árbitros vinculados a las partidas, y personas de la Lotería de Córdoba, que será la autoridad de aplicación. Obviamente, al ser en los papeles una iniciativa del ala halcón de Juntos por el Cambio, la marca de la estigmatización no podía falta. El texto prohíbe taxativamente a los “planeros” ser parte del “juego”.

En cuanto a la parte más jugosa e importante y real del proyecto hecho ley, los 

Licenciatarios pueden ser personas humanas o jurídicas, así como entidades públicas o privadas. O sea, todo un “hallazgo” para la confección de la normativa. En tanto, si viene algún extranjero deberá conformar una Unión Transitoria, o sea la popular UTE para el mundo contratista estatal, con una firma nacional, que deberá tener, al menos, una participación social mínima del 15 %.

Por si las moscas y para aventar sospechas de algo ilegal, el artículo especifica un máximo de diez licencias aunque ese número podrá ser mayor, pero siempre con una concesión por empresa. Si se supera las diez habilitaciones, la cosa quedará a criterio de la autoridad de aplicación: la Lotería de Córdoba.

Los macristas, fieles a su arrogancia empresarial, pretendían veinte años de explotación  pero los schiarettistas, más inteligentes para manejar la cosa pública le rebajaron cinco años a sus pretensiones. Demás está decir que las empresas que ganen las prestaciones de las apuestas virtuales deberán aportar software, equipos, sistemas y terminales e instrumentos necesarios para el desarrollo de estas actividades, aunque previamente tendrán que estar homologados por La Lotería de Córdoba.

Ya con todo listo, podrán jugar on line los pibes de 18 años para adelante. Todes deberán registrarse con  una cuenta a su nombre verdadero. Nada de un hastag ni un seudónimo, y permanecerán en un sistema archivados. La ley aprobada explicita que las licenciatarias deberán “habilitar una función que le permita al jugador establecer límites de depósitos y una exclusión o restricción horaria”. Para esto, se solicitó una alerta a las tres horas que la persona esté realizando una apuesta. Se consignó también que la publicidad correrá bajo la autorización de la Lotería de Córdoba y que como es juego y es castigado por la divinidad y las buenas y probas personas, hay un canon para destinar el diez por ciento del bruto que se produzca para todos esos planeros a quienes le estará prohibido subir siquiera una apuesta. 

Si bien la Iglesia Católica, pulcra como siempre, emitió un comunicado, hay que reconocer que la reacción más furibunda provino de la fauna periodística que amaneció en el calorón cordobés del último jueves del año con un enojo que llevaba la temperatura a niveles insospechados. Toda la prensa opositora al peronismo kirchnerists, en esta tierra con buenos oficios con el gobierno local, se sacó el velo una vez más y empezó a castigar al gobernador y a sus políticas sociales. Como a coro, todos y todas escribieron y hablaron sobre el impacto de esta ley sobre la pobreza. Que no va a ayudar sino por el contrario habrá más pobres y bla bla bla. Que los pobres serán presa de estas apuestas on line, sobretodo en el vulnerable norte cordobés. Otra vez la estigmatización. 

Cabe señalar que las denominadas villas se extienden por toda la geografía de la periferia de la ciudad capital y desde hace unos años, los pueblos y ciudades del Gran Córdoba, tímidamente se van conformando con villorios a sus alrededores. Todo esto en un aumento de la inseguridad ciudadana. Los robos y arrebatos se replican constantemente y las localidades cercanas a la capital van incrementando sus casos. O sea, aquí no es ni será culpable el juego de azar sino que la complejidad socioeconóminca es mucho más profunda. 

No obstante esta situación, el tema se apoderó de la agenda mediática que ni siquiera la palabra del ex presidente Macri, un casi prócer en estas tierras, el miércoles pasado en la primera mañana en los micrófonos del batallón principal del periodismo de guerra,  fue influyente esta vez. Al contrario, una vez más el maratonista de Netflix demostró que no le importa el timing político, que lo suyo va de empresario y todo lo que tenga que ver con la rentabilidad de su micromundo. Apoyó el proyecto que cinco de sus legisladores presentaron y que en los hechos le allanaron el camino al Gringo Schiaretti.

“¿Acá, cuál es el problema? ¿El juego online que ya existe o la falta de credibilidad sobre cómo se licita? El tema ya existe, aunque no lo sancione Córdoba o no lo sancione la Argentina”, dejó perplejo al comunicador más escuchado en estas pampas. Y no paró. “No creo que el juego sea una camino para que nuestra población o nuestros jóvenes encuentren un futuro, pero hoy la tecnología les ha puesto el juego al alcance nos guste o no nos guste”, insistió con su habitual banalidad para hablar de cualquier cosa. Su aliado Mario Negri no opinó lo mismo y, político al fin, buscó darle identidad a su planteo. “Día triste para Córdoba. Con la pobreza y el desempleo más altos del país, habilitar apuestas desde un celular es deplorable y ruinoso. El peronismo en complicidad con cinco legisladores que ya nada tienen que ver con Juntos por el Cambio le harán un enorme daño a los cordobeses”, declaró como cualquier radical de pura cepa podría opinar. 

Desde luego que estas expresiones aumentó la hoguera, que de por sí es la yunta de radicales y derechosos en esta provincia. Obviamente, quien más tuvo espacio para salir a calificar y descalificar con su filosa lengua no fue otro que el inefable ahora senador nacional, Luis Juez. “No te habla el pastor Juez, te hablo en nombre de los pobres. Esto es un curro. El juego destinado para resolver los problemas es mentira. Es un locura lo que dijo Mauricio. No es problema de la iglesia ni de la sociedad. El verso de sacarle a los pobres para que vuelva a la sociedad”, señaló tan furioso como el periodista que le daba aire. Y agregó ya pontífice: “me preocupa el silencio de los dirigentes del PRO. Me alegra saber que con algunos no voy a compartir nada. Yo no quiero llegar de cualquier manera, si la gente nos da otra oportunidad en 2023, llegaré de otra forma. Ayer fue un papelón. Me molesta, me irrita y me tranquiliza porque hay gente con la que no voy a contar. Estoy anticipando que si algunos son más cómodos siendo oficialistas, el PJ logró siempre quebrarnos, encontró alguna forma de dividirnos".    

A su turno, uno de los cinco “incendiarios” cambiemistas que pusieron el cuerpo y la voz para el proyecto, el legislador radical Orlando Arduh, presidente del bloque de Juntos por el Cambio en la Unicameral, le respondió fundamentalmente a uno de sus críticos: Luis Juez. El parlamentario nacional lo había calificado como “un idiota útil” y Arduh no vaciló en calificarlo como un “empleado del poder” y que remarcó que lo sorprendió “la vehemencia con la que muchos personajes oportunistas buscan dilatar sus 5 minutos de gloria. Siendo fiel a mis convicciones no voy a dejar pasar por alto las barbaridades y contradicciones que están diciendo por diferentes medios. Al doctor Juez, quien buscó con desesperación la foto de la victoria junto a Larreta o María Eugenia Vidal, ambos referentes y dirigentes de la alianza de la que formamos parte, quiero recordarle que ambos son gestores del tratamiento y aprobación de la regulación del juego online en provincia de Buenos Aires y en Caba, respectivamente”, fustigó

 

 

 

 

 

Te puede interesar