Topadoras imparables: Desastre ambiental por los desmontes en Salta

SALTA 26/12/2022 Por David Torrejón (*)
En nuestra edición impresa, se contó sobre el conflicto judicial que abrió el proyecto urbanístico Los Maitines, de la familia Patrón Costas, en Villa San Lorenzo, que no solamente arrasa con las Yungas sino que además ser apropia del cauce de un río de la zona en perjuicio y desigualdad de los vecinos no solo de la mencionada villa sino de otras localidades y parajes cercanos. Lo escandaloso es que el proyecto cuenta con el ok del municipio, el concejo y la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia. Aquí, el licenciado Torrejón, conocedor del tema, cuenta en detalle qué está pasando con los desmontes.
Desmontes en Salta
La situación actual de los desmontes es totalmente desastrosa, y así lo confirma el informe del Jefe de Gabinete de Nación, Santiago Cafiero, ante el Senado de la Nación (20/12/22). 
En 20 años se perdieron 6,5 millones de has de bosques nativos en el país, 2,8 millones entre 2008 y 2018, pese a la Ley de Protección de Bosques Nativos 26.331/2007. De este total, el 87% ocurrió en el Parque Chaqueño, que incluye a Santiago del Estero, donde se desforestó el 28%, a Salta con el 21%, a Chaco con el 14% y a Formosa con un 13%.
También es cierto que la vigencia de la mencionada ley, permitió que la tasa de deforestación anual baje del 0,94% en 2007, al 0,42%; igual, es una de las tasas más altas de Sudamérica, ubicada detrás del Amazonas.
 
CAUSALES:
Recategorizaciones: En Salta y en Chaco se autorizan las "recategorizaciones”. Es así que zona I (roja) y II (amarilla) fueron habilitadas para el paso de las topadoras, a desmontar 88.990 has asignadas a la cat. I y 33.675 has de la cat. II. 
 
Expansión de la agricultura: Facilitada “por la liquidez de capital generado por los altos precios agrícolas y la rentabilidad de la soja”; permitiendo que la tierra, que antes se usaba como “respaldo financiero”, pase a ser objeto de “inversión productiva”. Compran tierras con bosques, las desmontan y habilitan para agricultura y ganadería, y luego las venden a precios mayores.  En Santiago del Estero, una Ha ocupada por bosque puede costar 800 dólares, mientras que su precio sin bosque alcanza 3.200 dólares, siendo el costo de desmonte de 1.200 dólares”.
 
Tenencia precaria: “Gran parte de estas tierras se encuentran bajo tenencia precaria, ya sea bajo posesión veinteañal por parte de comunidades criollas o por ser parte de territorios de pueblos originarios (Ley n° 26.160 de Emergencia en Materia de Posesión y Propiedad de las Tierras que ocupan comunidades originarias). 
 
Incendios provocados: en su afán de lograr “permisos especiales” para limpiar las zonas afectadas (que en general pertenecen a las categorías I y II) e incorporarlas a la producción del monocultivo. La Justicia, si así lo desea, puede determinar quiénes son los que prenden fuego en un territorio y cruzar con información catastral de las Provincias. 
 
CONSECUENCIAS:
Pérdida irreparable de tierras: La aplicación de prácticas agropecuarias no sustentables, - por avanzar en áreas con limitantes naturales para ese uso - no logran sostener el uso agropecuario, teniendo que abandonar tierras y buscar nuevas (se pierden miles de has/año).
 
Problemas del agua: “Un bosque del Chaco seco puede contener más de 60 millones de litros de agua por ha. Por el contrario, si se lo reemplaza por cultivo de soja -a secano-, la cantidad de agua retenida en la biomasa vegetal es de unos 3 millones de litros de agua por ha”. La evapotranspiración del bosque regula la percolación profunda, con el consecuente efecto de evitar el ascenso de napas, lo que provoca inundaciones y salinización de suelos, que en casos extremos ha llevado a la pérdida de miles de has de tierras productivas.
Conflictos sociales: Los conflictos entre los ocupantes y quienes disponen de los títulos de propiedad, se profundizan ya que los procesos de regularización de los títulos son trámites complejos y no contemplan las condiciones de aislamiento y pobreza que caracteriza a las familias que habitan en esas tierras con bosques.
 
Inundaciones: Según el Banco Mundial en 2014, Argentina fue uno de los 15 países más afectado por las inundaciones (en regiones deforestadas), que en el año 2012 le costaron 3.400 millones de dólares en daños materiales, lo que equivale al 0,7 % del PBI. 
 
Muy a pesar de la Ley de Bosques que tiende a compensar, reparar y equilibrar los desequilibrios que se dan en el plano social, ambiental y económico; la negligencia, impericia y/o ineptitud de los funcionarios públicos aumenta la manifestación de los efectos negativos (perdida de suelos, biodiversidad, desalojos, inundaciones, etc.), que siguen en continuo avance y agravándose de manera muy peligrosa.
(*) Torrejón es Licenciado en Recurso Naturales

Te puede interesar