Jimena Torres: "Queremos justicia para mi hermano Martín, igual que con Fernando Báez Sosa"

Al cumplirse un poco más de un mes de la salvaje agresión que sufrió Martín Torres a manos de un rugbier, un boxeador y otras dos personas más, por la que debió someterse a tres operaciones cerebrales y un coma inducido para no perder la vida por los golpes que le propiciaron en la carpa Yonar, el joven abogado se recupera lentamente con pronóstico favorable, según el informe de los médicos.
martin usar

Mientras en Buenos Aires se realiza el juicio contra los rugbiers que asesinaron a Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche, en Salta hay un caso similar que conmocionó a todo Rosario de Lerma por la gravedad de los hechos y el estado lamentable en que los agresores, un rugbier, un boxeador y dos personas más, dejaron a Martín Torres, a la salida de la Carpa Yonar. 

El caso local afortunadamente no terminó con un asesinato, pero sí con cuatro atacantes detenidos que provocaron heridas tan severas en Martín Torres que le costaron tres operaciones cerebrales, un coma farmacológico y una traqueotomía para continuar respirando artificialmente y no perder la vida. En diálogo con El Expreso, Jimena Torres, hermana de la victima, contó que los médicos vaticinan una evolución lenta pero favorable. 

Martín ya se encuentra despierto y consiente en la sala común del hospital San Bernardo, aunque todavía no puede hablar por el tubo artificial que le colocaron los profesionales médicos en la garganta durante una de las intervenciones, y producto de ello, debe alimentarse mediante zonda. "Los médicos dicen que va recuperarse del todo y que con fisioterapia no perderá ninguna de las facultades, pero con mi familia también tenemos miedo y ahora queremos justicia al igual que con el caso de Fernando Báez Sosa porque a él le arruinaron la vida y casi muere", declaró. 

Los hechos comenzaron el pasado 18 de diciembre en plenos festejos por el triunfo de la Argentina en la final de la Copa del Mundo. Martín, de 29 años, había salido junto a su familia a celebrar la ocasión y además un triunfo personal extra, ya que tan solo unos días atrás se había recibido de abogado en La Universidad Nacional de la Rioja.  

Si bien las primeras versiones apuntaban a que el conflicto ya había empezado en la plaza del pueblo y que Martín estaría involucrado en peleas de los barras bravas locales, Jimena aseguró que esto no fue así y que el ataque en la carpa ocurrió de otra manera.

"Esa noche íbamos a ir ir a cenar con mi familia, teníamos mucho para celebrar: el título de mi hermano, el triunfo de Argentina y también mi cumpleaños pero esto nunca pasó y luego de almorzar unas empanadas salimos a la plaza principal y en el medio había mucha gente. El quería entrar a donde estaban todos festejando,  es decir al medio de la fuente y desde allí alentaba junto a mi otro hermano, pero el no estaba peleando con nadie. Si pasó que se agarraron a pelear dos barras de acá y el todavía los quería separar, pero no eran las personas que lo agredieron", recordó la hermana del joven. 

Jimena cuenta que cuando su padre y ella vieron que la situación se tornaba caótica decidieron retirarse de nuevo a su casa, no sin antes recodarle a Martín la cita que tenían para cenar en familia a la noche, "eso tampoco pasó así lamentablemente, si hubiera ido como era el plan original nada de esto le hubiera ocurrido. El nos mandó un mensaje diciendo que no iba ir a con la familia y que quería irse a bailar a la carpa para estar con Belén, su novia y algunos amigos", agregó. 

La hermana de Martín cuenta la importancia que tiene Belén en toda la triste historia, ya que la golpiza se debió justamente a que la familia de la chica se oponía a la relación porque no estaban de acuerdo con que el joven ya tuviera hijos con otra persona. "Después del mensaje que mandó diciendo que no venía ya no volvimos a saber nada de el hasta el otro día cuando llegó cerca de las 6 de la mañana", relató y según su reconstrucción de los hechos, "me llamó la atención que al otro día era la hora del almuerzo y Martín todavía no había bajado ni a comer, entonces fui y le dije que por lo menos venga a almorzar y me dijo que no se sentía bien, yo todavía le hice una broma respecto a cuanto había tomado y me dijo que sí, que había tomado mucho y que había mezclado bebidas y que prefería dormir". 

El día siguiente, es decir 19 de enero, Jimena notó que su hermano tenía la cara hinchada, pero hasta ese momento todavía no había contado nada de la brutal golpiza que había recibido en Yonar por parte de la familia y amigos de Belén, "cuando lo vi le dije que tenía feo, pero no tenía golpes ni morados en ninguna parte del cuerpo, de hecho esa hinchazón tampoco estaba como si le hubieran pegado. En eso le pregunté y me dijo que llegando de la carpa se había golpeado con el auto pero que ya se le iba a pasar, pero yo lo notaba raro", explicó. 

Finalmente el día martes, es decir dos días después de la agresión y con fuertes dolores de cabeza Martín le avisa a su padre que se sentía muy mal y pedía ir al médico. La familia incluso pensaba que podía haber ingerido bebidas alcohólicas en exceso o bien alguna droga, pero cuando llegaron desde Rosario de Lerma hasta el San Bernardo conocieron la verdad de lo que había pasado el día en que fue a bailar a la carpa: "Llegamos al hospital y la enfermera que lo vio le preguntó que le pasaba realimente, ahí el le dice que le habían dado una golpiza entre varias personas y que incluso se había desmayado. Ella dijo que urgente era necesario realizarle una tomografía cerebral". 

El joven fue internado inmediatamente y los estudios arrojaron que tenía una fractura de cráneo, fuertes hematomas, pérdida de sangre y por ello era necesario el coma farmacológico hasta que baje la hinchazón. Jimena manifestó una vez más el pedido de justicia por su hermano y contó que Belén, es decir la novia de Martín lo fue a visitar ocasionalmente algunas veces durante el tiempo de internación en Terapia Intensiva pero que luego le pidieron que no regrese porque había sido su propia familia la causante de tal desgracia. 

"Belén iba a visitarlo pero luego nos pareció que no daba porque ese día en la carpa, según los testigos presenciales que estaban, ella estaba con toda su familia y amigos y la arrastraban de la cintura para que no esté con Martín, la sacaban a la fuerza de la cintura, hasta que el novio de una de sus primas le empezó a pegar a mi hermano y así comenzó toda la pelea", lamentó la joven que hoy vive un calvario. 

Efectivamente por el hecho se encuentran detenidos Camila Martínez, que es prima directa de Belén, Nahuel Martínez que es novio de una de las primas y dos amigos de este último que son el boxeador Ronaldo Mamaní y Francisco Aguilera, el jugador de rugbier. 

Asimismo, el padre de los jóvenes hermanos, ya le había hablado a la Justicia para pedir que no libere a los detenidos y refuercen la seguridad de las carpas bailables, "sería una injusticia si quedan libres cuando hay una persona en estado crítico en el San Bernardo. Toda una familia no tuvo ni Navidad ni Año Nuevo, teníamos muchos planes y hoy estamos todos los días en el Hospital" dijo y finalizó, "Hay mucha inseguridad en la Carpa y su continúa como si no hubiese pasado nada. Nuestros concejales y la Municipalidad no hicieron nada, es como todo normal. No entiendo honestamente, hablamos prácticamente de una vida que casi se pierde".

Te puede interesar