"Los del CIF son investigadores de pacotilla"

El abogado defensor de los hermano Saavedra, Marcelo Arancibia, en el marco de la investigación que lleva adelante el Ministerio Público Fiscal, apuntó contra el Cuerpo de Investigadores Fiscales, del cual afirmó que realizó "un trabajo de pacotilla", y aportó argumentos para evidenciar el posible mal desempeño. También apreció que el crimen de Jimena Salas, tan despiadado, no podría haberse perpetrado por alguien que no tenía vinculaciones con la víctima ni la conocía, y que se trató posiblemente de una equivocación de persona o para enviar un mensaje mafioso.
arancibia uno

El abogado defensor de los hermanos Javier, Carlos y Adrián Saavedra, imputados por el crimen de Jimena Salas, ocurrido en Vaqueros el el 27 de enero de 2017, visitó el programa de Buena Fuete apuntó contra la unidad especializada que lleva a cabo la investigación y aseguró que tanto el CIF, como la Policía, son unos investigadores de pacotilla, que no fueron capaces de realizar la extracción del ADN durante la primera etapa de la investigación, también aportó argumentos que "despegan" de la causa a Javier Saavedra. 

"No compartimos en absoluto este procedimiento circense, puedo asegurar que todo lo que se dice es totalmente falaz, y lo presentaron a la sociedad de una manera irrespetuosa, pero la sociedad vive en Democracia y necesita una justicia idea y efectiva y no las que nos dan", señaló el abogado. 

Arancibia intentó despegar de los hechos a Javier Saavedra, explicando que primero se lo había tratado de hacer ver como un vago, pero que esta afirmación se fue desmentido en su declaración condenatoria. "El expresó ser un estudiante de ciencias sociales que concurrió a la Universidad Católica de Salta, dónde concurrió hasta 5 año, pero le fue difícil seguir estudiando por la cuota y decidió buscar otro rumbo, y allí empezó a trabajar sin salaria en Villa Floresta junto con la ex ministra de Desarrollo Social Verónica Figueroa, quien también prestó su testimonio y avaló la situación de Javier en relación a su correcta actividad y que ella constantemente lo instaba a realizar tareas humanitarias". 

Figueroa destacó que el día 27 de enero de 2017 el señor Javier Saavedra estuvo preparando un mini festival en esa fecha, y si bien ella no estuvo con el en ese momento,  dijo que si había facilitado en ese momento, como secretaria de Bienestar de la Municipalidad, sillas, el escenario y micrófono para que se hiciera ese evento. Según manifestó Arancibia, el imputado Javier Saavedra, estuvo desde las 12 y 30 hasta las 2 menos cuarto y que todo eso se puede comprobar porque había mucha gente. "Declararon varios, que por el tiempo transcurrido no recuerdan bien, pero el día antes del crimen lo vieron poniendo sillas arreglando, ensayando, preparando el escenario. El día 28, cuando la matan hay un testigo de apellido Cruz que actuó en ese festival y el se acuerda haberlo visto", contó Arancibia. 


El abogado además explicó que es imposible que Javier se hubiera trasladado desde ,Villa Floresta hasta Vaqueros, "porque ni conoce a la señora Salas, no tiene motivos de ninguna naturaleza para enviar este mensaje mafioso hacia la persona de Jimena Salas. La teoría mía es, o se han equivocado de persona por el sadismo con el que actuaron o hay cuestiones que en lo absoluto comprometen a los tres Saavedra", agregó el letrado. 

"Estos investigadores de pacotilla, que dijeron que se usó un perro de anzuelo para entrar a la casa de Jimena Salas, eso es una negación del sentido común. Nadie puede creer que una persona que la va a imponer a una persona más de 40 puñaladas, y que va actuar con el sadismo que actuó y que no conocía previamente la casa de Jimena Salas, fuera a actuar así. Además tampoco se trató de un robo porque no existieron más que un par de dólares y los ahorros que se pueden tener, como dijo el viudo Cajal Gauffin, que los tenían para alguna circunstancia. Esto es un mensaje: o que se equivocaron a actuaron con una perversidad que hay que relacionarla con otra cosa", cerró. 

Te puede interesar