Caso Jimena Salas:" A Saavedra le adelantaron que su ADN iba a ser positivo antes de que se lo hagan"

El abogado defensor de los hermanos Carlos, Adrián y Javier, imputados en la causa que investiga el Ministerio Público Fiscal por al Crimen de Jimena Salas, Marcelo Arancibia denunció aprietes, extorsiones e incluso violencia física por parte de la Policía contra uno de ellos: "Es demasiado raro que a Javier, a quien le salta el ADN positivo, le digan vulgarmente que la muestra ya lo complicaba, siendo que ni se lo habían hecho. Está todo armado y mal hecho", sentenció.
arancibia dos

El abogado defensor de los hermanos Saavedra, Marcelo Eduardo Arancibia, imputados por el crimen de Jimena Salas, ocurrido el 27 de enero de 2027, denunció que uno de ellos sufrió todo tipo de atropellos por parte de la Policía al momento que fue trasladado para el control de legalidad. Asimismo advirtió la existencia de un posible ADN implantando, debido a que los resultados se conocieron antes de que se los realicen al acusado.

Los estudios de sangre realizados por el Cuerpo de Investigaciones Fiscales, (CIF) arrojaron que en 13 lugares de la casa de Jimena Salas en Vaqueros, se encontró muestras compatibles con la de Javier "Chino" Saavedra, y que se hallaron en la ropa de las hijas de Jimena inclusive. 

Cabe resaltar que a partir del levantamiento del secreto de sumario, las partes pueden brindar detalles de los hechos para que la sociedad entre en conocimiento del estado de la investigación. En esa dirección, Arancibia compartió en el programa De Buena Fuente parte de esa información.

El fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, subrogante en la Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en turno, imputó en forma provisional a Javier Nicolás Saavedra de 33 años, como autor del delito de homicidio calificado por la alevosía, por ser medio idóneo para crear un peligro común y por estar dirigido a un miembro de las fuerzas policiales. El hecho sucedió el pasado miércoles en la jurisdicción de General Güemes, cuando era trasladado desde la ciudad de Tartagal habría realizado una maniobra contra el conductor del vehículo, lesionándolo y poniendo en riesgo la vida de los ocupantes del vehículo y terceros.

Según su abogado defensor, "Saavedra estaba al medio una camioneta 4x4 doble cabina, venía rodeado de dos policías, el chófer y su acompañante, venía maniatado con el cinturón puesto, porque todo eso es obligatorio en el traslado, y en Güemes y en Güemes ya le decían los oficiales:  'hacete cargo, los ADN ya te han salido positivo' y todavía no le habían hecho la prueba". 

El letrado continúo con el relato, "cerca del crematorio de Güemes le decían que si se hacía cargo le iban a dar una mano y que los iban a sacar rápido a sus hermanos y el gritó 'déjenme de molestar' y eso fue todo. Estaba imposibilitado de hacer el circo que dijeron. Lo acusaron de ser pandillero de Vaqueros y no tiene antecedentes". 

"Es demasiado raro que le digan vulgarmente que el ADN ya lo complicaba y no se lo habían hecho. Ese ADN es armado y mal hecho, porque sacaron sacaron ADN a toda la familia para hacerles un Y común que necesariamente debe haber otro patrón común, y ninguno lo tiene. Tiene que haber una compatibilidad y no había", resaltó Arancibia. 

El abogado además contó que "el día que lo trajeron los del CIF lo golpearon, así que yo pedí los monitoreos porque no tenían porque llevarlo ahí sino a la Alcaldía, pero lo quisieron llevar ahí  para seguir apretándolo y  justificar eso que se quiso matar o a ellos y lo llevaron ahí".

El letrado finalmente agregó que ese día, estuvieron hasta las 6 de la tarde porque el CIF quería hacer el correspondiente control de legalidad y tomar testimonio, pero "de rompe y raja el médico se ausentó. Desde ese momento le siguieron dando con todo hasta las 10 de la noche y cuando llegó el jefe de la división homicidio, le dijo que salgan a los verdugos y le volvió a decir que se haga cargo y no perjudique a la familia". 

Te puede interesar