Otra vez el Papa Francisco: denuncian mala atención a un hombre que ahora está en coma

Durante la jornada de hoy martes se dio a conocer un nuevo caso de mala atención médica que cristaliza el vaciamiento en la salud pública, no solo del Papa Francisco, sino del hospital cabecera San Bernardo. Se trata de un hombre mayor de edad que acudió al nosocomio de zona sudeste por fuertes dolores en el estómago y fue derivado a su casa tan solo con un calmante sin previo pedido de análisis para conocer los motivos del malestar. "Lo que me duele es que él entró caminando y ahora tiene tres órganos vitales comprometidos", dijo entre llantos el hijo del paciente en diálogo con El Expreso de Salta en exclusiva.
atención medica

Todo comenzó cuando el hombre mayor de edad sintió mareos y problemas digestivos el día lunes de la semana pasada y su familia preocupada acudió al Papa Francisco para que lo revisen, según el relato de Martín López, hijo del paciente,  sin ningún diagnóstico ni análisis previo, le colocaron dos inyecciones calmantes y lo derivaron de vuelta a su casa. 

El martes continuaba con los fuertes dolores así que en vista de la precaria atención que recibieron en el Papa Francisco, se dirigieron al PAMI con su médico de cabecera y de allí les informan que su médico de cabecera estaba de vacaciones por lo cual tampoco recibió la atención necesaria. "Nos vimos obligados a buscar ayuda en el San Bernardo", contó López. 

"Él se encontraba bien, vino con todas sus facultades sólo que con dolores, pero entró caminando", agregó el joven. Desde el hospital San Bernardo informaron que se trataba de problemas de riñones y debía quedar internado.

Desde el martes el hombre quedó en el pasillo de la sala de emergencias. "Estuvo dos días en la camilla antes de que lo pasen a la sala común. Pero el día viernes ya estaba más hinchado y que se sentía más mareado, encima desvariaba un poco, decía cosas incoherentes y los médicos no nos decían nada, sólo nos pedían que lo controlemos nosotros cuánto líquido consumía, cuánto orinaba, que anotemos. Como somos varios hermanos, así lo hacíamos y mi papá nunca se quedó solo, pero es al vicio si no hay un médico que lo vea", lamentó Martín López.

El cuadro del hombre se agravó el día viernes ya que necesitaba una zonda para evacuar todos los líquidos que tenía retenidos, "tenía obstruido algo y debía venir un médico urólogo especialista para hacerlo, pero no había, así que por esto fue contaminado su cuerpo con toxinas que debían ser eliminadas. La diálisis era el último recurso que nos decían, porque nos decían que con la zonda iba a eliminar todo y no sería necesaria. Pero llegó el día de hoy que no sólo necesita diálisis sino que está en coma inducido, pasó desde el viernes, retuvo todos los líquidos contaminantes de órganos y el lunes que recién viene un médico lo ve hinchado y lo derivó de urgencia a terapia". 

El día de ayer además le pusieron un respirador artificial para seguir manteniéndolo con vida, "a las 6 de la tarde, recién nos informan que teníamos que autorizar una diálisis porque si no lo hacemos mi viejo se muere. La única chance que tiene de vivir es recurrir a diálisis cuando en un principio había muchos pasos previos que se podían haber hecho. Podría haber fallado la zonda, pero nunca se hizo por falta de personal". 

López ahora se encuentra con pronóstico reservado pero con tres órganos vitales complicados por la intoxicación que sufrieron por las toxinas entre los que destaca el corazón. "Queremos justicia porque desde el martes que ingresó, recién ayer, a una semana tuvimos el primer parte médico oficial, todo era de palabra y pruebas, pero nada detallado. Los análisis también se hicieron recién ayer y todo esto se podía haber evitado con más recursos y personal. Todo empezó con el Papa Francisco, donde ni siquiera lo atendieron y terminó en el San Bernardo, todo el sistema de salud pública está vaciado y no hay recursos. Queremos una solución de las autoridades de Salud porque mi viejo ahora está muriendo pero entró caminando", finalizó. 

Te puede interesar