Como fue realmente el exorcismo en la Catedral Basílica

El párroco de la iglesia San Lorenzo Mártir, Oscar Ossola explicó los acontecimientos en torno al presunto exorcismo que tuvo lugar en la Catedral Basílica y por el cual el monseñor Cargnello emitió un comunicado oficial. Además brindó detalles del ministerio del Exorcista.
osola cuatro

Según lo señaló el religioso, el ministerio del Exorcista existe hace muchos años incluso antes del Concilio Vaticano II del siglo pasado o sea hace 60 años, pero desde entonces quedó en un segundo plano. Según lo estipulado por las autoridades religiosas cada obispo en su diócesis tiene la autoridad concedida por la iglesia para nombrar sacerdotes que el considere dignos, formados, y preparado para que con un equipo interdisciplinario de psicológico, médicos, clínicos, pueda realizar el rito en caso de haber signos de una posesión diabólica. 

El mes pasado dos mujeres presenciaron un exorcismo dentro de una oficina de la Catedral, donde se suelen gestionar trámites administrativos. Según lo habían manifestado en ese momento se dirigieron hacia la puerta de la secretaría de la Catedral, donde había un cartel que invita a esperar hasta recibir la atención. Una de ellas, que oficiaba de acompañante de la interesada en acelerar una misa, contó que se escuchaban gritos y ruidos dentro, pero nadie atendía.

 Ante la insistencia, fueron atendidas e invitadas a pasar a la zona del escritorio desde donde, a ciertos metros de distancia, pudieron observar a uno de los sacerdotes nombrados como exorcistas atender a la mujer. Según trascendió ya la habrían intervenido en otras dos ocasiones. 

"Acá en La Catedral el diablo metió la cola para que una mujer, antes que empezara la misa, estando en la Catedral, lo que ya es raro porque uno de los primeros signos de una posesión es la aversión a todo lugar religioso, ella estaba adentro y estaba muy tranquila pero de repente empezó a gritar y a insultar, entonces con mucha lógica la sacaron a un costado para atenderla. No sé si hubo o no un exorcismo pero lo que si sabemos es que ella siguió gritando y se la escuchaba. Hoy en día todos tenemos un teléfono y alguien saca fotos y videos y lo subió al instante, por eso rápidamente se conoció el hecho y la Catedral se pronunció", contó Ossola.

El párroco agregó que en todo el mundo "son contados con los dedos y porcentualmente bajísimos los casos de exorcismo y se mantienen siempre bajo perfil para no crear una psicosis. En Salta nunca estuvo nombrado oficialmente un sacerdote hasta hace poco"

Si bien no confirmó el exorcismo, si contó que estuvo presente Loyola Pinto, porque Cargnello por primera vez en cuarenta años,  un mes antes del evento lo había nombrado junto a Fernando Campero para realizar los exorcismos. "Ambos participaron en distintas instancias de formación tanto en el Vaticano, como en Cuba y esta práctica no es algo que se haga al margen de la iglesia, es una designación jerárquica y  el considero que era el tiempo de los nombramientos. Además ellos tienen un equipo de psicólogos y de médicos que trabajan en esos casos". 

En ese sentido manifestó que todos los sacerdotes pueden realizar oraciones de sanación pero que no pueden considerarse como exorcismos porque la iglesia solo hizo estas dos designaciones y a pesar de la popularidad que tuvo el padre Juan López Abud por realizar esta práctica en San Luis, "no hacia exorcismos porque no había nombramientos. El padre Requena en San Lorenzo nos decía cuando éramos seminaristas, que el no los hacía porque no tenía la autorización ni tampoco la había pedido. La iglesia es jerárquica si tenemos un ministerio del Exorcista donde el obispo no autorizo el rito, técnicamente no existe técnicamente. Pueden haber oraciones de liberación y demás pero no exorcismos".  

Finalmente contó que mantiene charlas con personas que creen estar poseídas o que sus familiares les dicen que tienen el demonio adentro, pero que luego de la entrevista saltan a la vista problemas familiares, depresión, estrés grandísimo, tristeza con intento de suicidio, esquizofrenia o bipolaridad,  situaciones que pueden derivar en el consumo excesivo del alcohol e incluso en una drogadicción, pero en ningún caso pueden ser consideradas poseídas. 

Te puede interesar