Caso Palomo: para la querella, los imputados fueron coautores del delito y no partícipes

JUDICIALES 10 de mayo de 2022 Por De Buena Fuente
En el Salón de Grandes Juicios de la Ciudad Judicial se desarrolla en juicio que se lleva adelante por el homicidio agravado a Sandra Silvia Palomo. La maestra jubilada fue a comprar a un supermercado de Tres Cerritos y encontró la muerte en manos de un menor que fue sobreseído por ser inimputable. Ahora juzgan, a sus amigos, los participes secundarios del hecho.
Sin título

El juicio comenzó con la lectura de la requisitoria fiscal de elevación a juicio. A continuación se les preguntó a los imputados si tienen previsto declarar, a lo que respondieron los cuatro que hoy no declararán. Luego comenzó la ronda de testimoniales, con la declaración de familiares de la víctima, entre los que estaban su hermana, su esposo y un hijo.

En la causa, Ian Esteban Caro, Ricardo Nahuel Bonifacio, D. R. C. y H. E. C. (menores al momento del hecho) están imputados por la fiscalía interviniente como partícipes secundarios del delito de homicidio calificado por alevosía, ensañamiento criminis causa y por mediar cuestión de género. La parte querellante, en tanto, consideró a los cuatro jóvenes coautores.

L. N. C. V. (15 años al momento del hecho), fue sobreseído por inimputabilidad. El menor había sido acusado del delito de homicidio calificado por alevosía, ensañamiento criminis causa y por mediar cuestión de género.

El artículo 1 de la ley 22278 establece que el menor que no haya cumplido los 16 años no es punible. Por otro lado, el artículo 428 inciso “e” del Código Procesal Penal establece que el sobreseimiento procederá, entre otras cosas, cuando mediare una causa de inimputabilidad.

Caro y Bonifacio se encuentran detenidos con prisión preventiva en la Alcaidía. En tanto que D. R. C. y H. E. C. se encuentran alojados en la Unidad Carcelaria local. L. N. C. V. permanece a disposición del juez de Menores 1.

El juicio se realizará con tribunal colegiado integrado por los jueces Norma Beatriz Vera (presidenta), Roberto Lezcano y Maximiliano Troyano (vocales).

El juicio se desarrollará hasta el 23 de junio.

Por el Ministerio Público intervendrá la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma. En la querella actuarán Gabriela Arellano y Javier Latorre. La defensa de los acusados estará en manos de Florencia Maggio y Orfeo Maggio (Ian Esteban Caro), Américo Dante Díaz (Ricardo Nahuel Bonifacio), José Alejandro Ortín Fernández (D. R. C.) y Daniel Arnedo y José Ricardo Belbruno (H. E. C.).

El 31 de agosto de 2019 Sandra Palomo salió a hacer compras en un supermercado de Tres Cerritos y no volvió, por lo que su hermana denunció su desaparición. La víctima había salido de su casa al mediodía en una camioneta Toyota Hilux gris plata, sin regresar hasta la tarde. Sus familiares habían intentado contactarla telefónicamente y mediante la ubicación a través de GPS, sin resultados. Su cuerpo fue encontrado el mismo día en una zona rural sobre calle Gato y Mancha, próxima al río Arenales. Se determinó luego que la causa de su deceso fue un shock hipovolémico.

Según consta en la causa, el menor L. N. C. V. interceptó a la damnificada en el estacionamiento del subsuelo del supermercado. La atacó causándole múltiples lesiones con arma blanca que habrían ocasionado su deceso. Ello, con la finalidad de apoderarse de su camioneta y de otros elementos.

A partir de la investigación fiscal se pudo establecer la ayuda posterior brindada a L. N. C. V. por Ian Esteban Caro, Ricardo Nahuel Bonifacio, D. R. C. y H. E. C.

Según la acusación, los imputados tenían conocimiento del delito que iba a cometer L. N. C. V., aguardaron su llegada y lo ayudaron a buscar un lugar propicio para descartar el cuerpo de la víctima. Previamente usaron la camioneta robada para trasladarse por distintos puntos de la ciudad.

El querellante Javier Latorre, dijo en De Buena Fuente, con Marcela Jesús, que "a Sandra Palomo la mataron con mucho desprecio hacia el género y además en circunstancias raras, es decir, el crimen fue en el subsuelo de un supermercado, a plena luz del día. Además, están convencidos de que existen más personas mayores de edad involucrados. Un chico de 15 años, con esa contextura, no pudo haber perpetrado solo este aberrante hecho".

"Claramente la intención nunca fue robar sino darle muerte a la víctima. Esto está claro cuando se encuentra la camioneta a pocas cuadras de la casa de Sandra. Si hubieran tenido la intención de robar, tenían el tiempo de sacarla del país. Incluso la lavaron y la dejaron en el barrio de la víctima. Tampoco se entiende que un joven vaya a plena luz del día a matar a una persona, está claro que hay coautores en este caso", agregó.

Te puede interesar