El juicio contra Marcilese fue un hito en la historia judicial de Salta

Luis Zabaleta, referente del Movimiento de Participacion Cívica de la UCR, quien fue querellante en la causa contra el empresario fallecido Pedro Julio Marcilese, destacó el accionar de la justicia y reivindicó el veredicto como un hecho histórico para la justicia salteña.
IMG-20220325-WA0018

El 13 de julio de 1993 la sociedad salteña se conmocionó ante el hallazgo de un cuerpo encontrado baleado dentro de un auto en el Camino a Colón, acceso a Cerrillos. Presentaba disparos en la cabeza, el pecho, el abdomen y la mano. Las pericias luego determinaron que se trataba del abogado de renombre Miguel de Escalada.

"Era un domingo a la mañana cuando nos enteramos que había fallecido Miguel, pensábamos que había sido un accidente, entonces nos apersonamos en la seccional novena que estaba en la terminal y nos enteramos que no había sido asi, sino que lo mataron. Su cuerpo adentro del vehículo había sido dejado a 50 metros de la policía", recuerda Zabaleta.

Las investigaciones determinaron que De Escalada y Marcilese estaban en conflicto debido a los negocios ilegales que llevaba a  cabo éste segundo con su empresa de transporte de camiones.

Marcilese fue condenado con la máxima pena como autor intelectual del homicidio de De Escalada. A su vez, los autores materiales, Mónica Nuccearelli, una tucumana, cuyo marido, Armando Ureña, había tenido vínculos comerciales con el empresario obtuvieron la misma condena el 24 de noviembre de 1998.

El cruento homicidio del abogado fue un ajuste de cuentas, del que además de Ureña y su esposa, participaron el dirigente político Angel Russo y el expolicía tucumano Roberto Leirman que estuvo prófugo, fue sentenciado el cinco de julio de 2005.

De las declaraciones de Ureña y Nuccearelli surgió que el tucumano tenía una deuda con Marcilese, misma que saldó al momento de la ejecución del abogado.

El plan fue meticuloso, Ureña se valió de su esposa, quien apareció en el despacho de De Escalada, para "tramitar el divorcio", y así pactar una salida para el 12 de junio a la noche, donde ambos fueron hasta el motel Las Palmeras. Fue la última vez que se lo vio con vida.

"En ese momento era director del hospital San Bernardo el Dr Esteban, pariente incluso de la señora de Miguel, también estaba el juez Adolfo Figueroa y el entonces jefe de Policía Lito Giménez", agregó Zabaleta en el programa De Buena Fuente.

"Estábamos muy conmocionado, Miguel era  papá de 3 hijos y estaba su señora esperando el 4 cursando el sexto mes" , cuenta el dirigente de la UCR.

"Yo le decía a Lito Giménez y Adolfo Figueroa, que había muy pocas personas que tenían pergamino para cometer lo que se había cometido y uno de ellos era la persona que falleció ayer, Pedro Marcilese.Fue un juicio histórico, yo partícipe en el primer tramo del proceso judicial como querellante, pero fue importante por todos los ribetes que tuvo y el accionar de la justicia", finalizó.

Te puede interesar