Profundo dolor en la Policía, murió de COVID el comisario Claudio Burgos

SOCIEDAD 10 de septiembre de 2020 Por Redacción El Expreso de Salta
El Comisario Claudio David Burgos, ex Jefe de la División Motorizada de la Policía de la Provincia de Salta, falleció hace algunas horas por coronavirus. El "Jefe" como la mayoría de sus camaradas lo llamaron siempre, no pudo ganarle la pulseada al COVID-19 y dejó un inmenso dolor entre sus familiares y miles de policías que lo respetaban y veían en el un ejemplo a seguir.
65785075_1337497469724236_1247369746706333696_o (1)

El fallecimiento del Comisario Burgos causa mucho dolor entre sus compañeros de la fuerza policial. Hace unos días atrás, el mismo se filmó con su celular para contar que había contraído el coronavirus durante un procedimiento. De alguna forma con su mensaje buscaba generar conciencia ya que el mismo dijo que se había descuidado y no quería que le suceda a otro compañero. 

Burgos era de esos policías que llevaba con orgullo el uniforme y predicaba el concepto de "servir y proteger" como el pan nuestro de cada día. Una trampa del destino lo llevó a pasar un par de años en la cárcel junto a sus subalternos de la División Motorizada por el homicidio de Mura Ortíz. Con paciencia y confianza en la justicia espero el momento para demostrar su inocencia durante el juicio y obtuvo su libertad. El día que salió de Villa Las Rosas, decenas de personas lo estaban esperando con los brazos abiertos.

La institución policial fue ingrata con el "Jefe", en vez de acompañarlo, lo exiliaron en una comisaría del interior y le armaron sumarios hasta de la suciedad de sus botas. Sin embargo, Burgos nunca bajó los brazos y se llevó puesto el sistema burocrático de los azules. Espero su oportunidad de servir y proteger hasta que desembarcó el COVID-19 en Salta y cuando preguntaron quiénes serían los policías que recibirían a los repatriados, el "Jefe" Burgos no lo dudo y encaró la misión con responsabilidad. Hubo criticas pero nunca importó porque estaba convencido de hacer bien su trabajo.

Un descuido como el mismo hizo mea culpa, fue la causa de su perdición. El virus se metió en sus pulmones y cayó internado en la Clínica Virgen de Urkupiña, al principio estuvo tranquilo recuperándose pero después comenzó a faltarle el aire. Los médico le colocaron un respirador después de que una de las hijas insistiera para que lo atiendan pero fue demasiado tarde. El Comisario Burgos dejó de respirar, se apagó la luz de un buen policía y el maldito coronavirus se llevó otra vida.

Te puede interesar