Carlos Suárez: "El Estado necesita de la organización comunitaria"

El presidente de la Cooperativa La Compañera, Carlos Suárez contó en el programa De Buena Fuente sobre la conformación de la cooperativa, su financiamiento y la manera en que estas asociaciones se relacionan con el Estado, "nos necesitan porque llegamos a lugares donde ellos no pueden por el desguace que hubo", reflexionó.
JESI TRES

La Cooperativa La Compañera tiene su lugar físico en Atocha y está formada en su gran mayoría por vecinos y vecinas, que con gustos similares por la panadería y la pastelería, quienes decidieron juntarse para hacer frente a la crisis económica. Hoy en día participan chicos y chicas jóvenes que están aprendiendo el oficio. "Somos una fábrica de tapas, discos pascualina y nació con la participación barrial", contó Suárez . 

En ese sentido advirtió que a fines prácticos terminan constituyéndose como una empresa pero con diferencias en la manera de organizarse y  financiarse. "Hay líneas de financiamiento, de subsidios, de créditos que empezaron un poco antes de la pandemia. En Salta en enero del 2020 tuvimos el primer encuentro de asociativismo y economía social y ahí se decía que todos los cañones apuntarían a la conformación de estos espacios. La pandemia obstaculizó toda la gestión del gobierno nacional porque realmente se tuvo que sacar de todos lados para poder controlar, pero logramos igualmente consolidarnos", agregó el presidente de La Compañera. 

Suárez agregó que estas líneas de créditos solo están habilitadas para las organizaciones correctamente registradas, y que de alguna manera al pueblo le conviene que el trámite para acceder a esos fondos sea burocrático, "porque no son destinados a la cuenta de una persona en particular,  sino de una entidad, entonces se tiene que responder y justificar su uso de manera transparente", explicó.

El presidente de la Cooperativa La Compañera, quien a su vez por su trayectoria es dirigente social del Movimiento Octubre, defendió la organización comunitaria para llegar a barrios donde el gobierno no puede llegar o tiene poco acceso. A partir de estos espacios dirigidos socialmente se fomenta la limpieza de los espacios verdes, el cuidado y mantenimientos de plazas, escuelas, canales, etc y otras labores que pueden realizarse de manera tercerizada. 

"El Estado necesita de la organización comunitaria y parte de esa comunidad organizada son los movimientos sociales, las fundaciones y todas las organizaciones no gubernamentales, donde se le solicita al Estado una autorización por así decirlo para realizar todas esas actividades bajo forma de personería o matrícula. Los movimientos sociales están muy relacionados a toda la actividad social. El Movimiento Octubre además tiene una ideología peronista y bajo esos principios de justicia social, soberanía política e independencia económica trabaja en la comunidad donde está presente", finalizó. 

Te puede interesar