"El Estado no les ofrece cobertura a los niños abusados"

DE BUENA FUENTE 25 de julio de 2022 Por El Expreso de Salta
La presidenta de Fundación Papis, Lucrecia Miller, remarcó la importancia de formar a los agentes judiciales que intervienen en las causas de víctimas de abusos sexuales y destacó la necesidad de un protocolo. Además, analizó el abordaje del estado y la justicia a los niños víctimas de estos delitos, y advirtió que no pueden ser tratados como adultos, ya que requieren un procedimiento especial donde el proceso penal sea la instancia de reparación de los daños.
WhatsApp Image 2022-07-25 at 9.20.44 AM

La psicóloga Lucrecia Miller, presidenta de Fundación Papis, visitó De Buena Fuente con Marcela Jesús por TV Canal 2, FM 93.5 Atlántida, FM 100.1 La Muni y Salta Cable Color y Norte Visión Satelital.

Miller se refirió al encuentro “Abordaje interdisciplinario en los procesos penales con víctimas infantiles y de abuso sexual” que organiza Papis y explicó: “El curso es a través de la Escuela del Ministerio Publico, instalamos conciencia, sensibilizamos y capacitamos agentes judiciales que intervienen en las causas de victimas infantiles de abusos sexuales”. Al respecto, remarcó que detectaron cuestiones que solicita la comunidad y que explican la demanda del curso. “Esto se tiene que ir resolviendo con metodología y protocolos”, aseguró Miller.

Al ser consultada sobre cómo trata el estado y la justicia a los niños y niñas víctimas de abuso sexual, la psicóloga advirtió que a veces se trata a los niños como si fueran adultos. “Una víctima infantil tiene una situación vital con una actitud diferente, porque el procedimiento penal tiene que priorizar la protección de derechos, promocionar, proteger garantizar derechos de las víctimas infantiles”. “El proceso penal es el que debe iniciar la reparación de ese niño vulnerado”, advirtió la presidenta.

En este sentido, analizó que en estos procesos existen dilaciones, los ambientes donde se evalúan a los niños no son adecuados, o el abusador y el niño se encuentran en el mismo lugar de espera, “y el chico se asusta porque es como ver el diablo sentado a la par”.

Te puede interesar