Condena a Ramos: “Es un escarmiento en preservación de la libertad de expresión”

JUDICIALES 09 de abril de 2018 Por Sebastián Alejandro Cardozo
Sebastián “Cuchi” Ramos fue condenado, en juicio abreviado, a la pena de un año y ocho meses de prisión de ejecución condicional por ser responsable de las lesiones graves y amenazas al periodista y actual diputado nacional, Martín Grande. Se trató de un arreglo entre las partes que trajo tranquilidad y agilidad al asunto pero que deja una lectura para los trabajadores de prensa.
20180409_101411
Martín Grande y Pedro García Castiella antes de ingresar a la Sala III del Tribunal de Juicio. - Fotografía: El Expreso.

El hecho por el cual fue condenado Ramos, ocurrió el 6 de diciembre de 2016, al mediodía, en Las Palmeras y avenida Bicentenario de la Batalla de Salta. Ese día, Grande detuvo su camioneta en el semáforo ubicado en la intersección de ambas calles y a su lado se detuvo el auto del condenado. Ramos se bajó de su vehículo y, tras increpar a la víctima, le propinó varios golpes de puño en la cara. Grande tuvo que ser sometido a distintas intervenciones en la nariz y la dentadura.

102428_20180409123731

El episodio terminó en un juicio abreviado que generalmente se hace para agilizar el procedimiento penal pero con el consentimiento de las distintas partes intervinientes en el litigio. El arreglo aparentemente fue consentido por todos y Ramos aceptó su accionar, pidiéndole disculpas al periodista y a través de su defensor, acordaron la pena mínima que manda el Código Penal en estos casos.

El querellante Pedro García Castiella dijo a El Expreso que se trata de un logro que se hubiera alcanzado con éxito si se hubiera realizado y finalizado el juicio.

“La coacción es la amenaza con la necesidad o la exigencia de que la víctima haga o deje de hacer algo. En este caso la amenaza venia dirigida a que mi cliente deje de hablar de las cuestiones de la familia Ramos y los manejos que siempre ocuparon el interés periodístico del medio”, manifestó Castiella.

Para el letrado, esta condena “es muy importante para la libertad de expresión y para evitar lo que generalmente se quiere con estos amedrentamientos que es la autocensura y no tengo dudas que no en el caso de mi cliente pero que sea un buen escarmiento en preservación de la libertad de expresión del periodismo”.

Por su parte, el periodista Martin Grande contó que “no hay peor cosa que un juicio largo e inútil” por lo que se mostró conforme con la condena. “No recuerdo nada bueno de ese día del hecho (risas), fue mucho dolor y frustración”, afirmó.

Finalmente, el damnificado dejo una reflexión para sus colegas: “No hay que desistir en el intento, no importa cuál sea la amenaza o la agresión, hay que seguir para adelante. Todos los periodistas deberíamos tener en claro que si estamos persiguiendo un fin justo, no retroceder nunca, no importa lo que pase. Espero que esto no le vuelva a suceder a otro periodista”.

Sebastián Alejandro Cardozo

Cronista de Judiciales y Policiales de Periódico El Expreso

Te puede interesar