La versión de la Jueza y el sufrimiento de la niña

SALTA 17 de marzo de 2018 Por Redacción El Expreso
Luego de que se conociera que la jueza de primera instancia de Personas y Familia 3 Claudia Güemes, dispusiera hacer efectivo un apercibimiento y poner a una niña al cuidado de su madre hasta tanto el padre retorne a la ciudad, se generó la polémica por un video que muestra su accionar violento y prepotente para hacer cumplir la medida.
Abuso-Menores-Niña-Llorando-2
Imagen Ilustrativa.

En las imágenes se puede observar como la niña se resiste a ir con su mamá como estaba establecido judicialmente. De acuerdo a fuentes cercanas, habría denuncias por maltratos hacia la pequeña y eso sería el desencadenante. Incluso en un video se escucha cuando la menor le dice a la jueza Güemes que su madre le pegaba.

De acuerdo a un parte oficial del Poder Judicial, la decisión de la magistrada fue adoptada luego que la actual pareja del padre no cumpliera con lo acordado y homologado en el marco de un proceso de restitución. Según dicho acuerdo, la madre podría retirar de lunes a viernes a la niña del domicilio paterno. El primer contacto de acuerdo a los términos establecidos se cumplió el pasado miércoles en presencia de una psicóloga del Poder Judicial. En dicha ocasión el padre se encontraba presente pero después se viajó por motivos laborales.

Sin embargo, el jueves cuando debía concretarse la segunda visita en los términos y horarios fijados, la misma no pudo cumplirse. Es así que el viernes los letrados representantes de la madre presentaron un escrito solicitando el efectivo cumplimiento de lo homologado. Para asegurar el cumplimiento y siguiendo el principio de Tutela Judicial Efectiva, la jueza asistió personalmente al domicilio acompañada de un secretario. Y pudo presenciar como la actual pareja del hombre salió, cerró la puerta, entorpeciendo la comunicación ordenada.

Cabe destacar que en los videos a los que tuvo acceso El Expreso, se ve claramente como la propietaria del inmueble deja pasar a las funcionarias judiciales y sobre todo se escucha como Güemes le dice: “Soy una jueza del juzgado y tengo la capacidad de poder ingresar sin su autorización”.

Acto seguido, la pareja del padre de la menor, informó verbalmente a la jueza que el hombre no se encontraba en el lugar y que retornaría la próxima semana ya que trabaja en la frontera. La jueza intimó a la mujer a dar cumplimiento con la modalidad acordada por los progenitores y homologada judicialmente bajo apercibimiento de reconsiderar la dinámica familiar, es decir evaluar quién quedará al cuidado de la niña.

Se supo que en la causa consta el acuerdo homologado que incluye el cuidado personal compartido de ambos padres y los informes psicológicos que hablan de la adaptación, tras una interrupción de la vinculación materna de un año se ordenó el acompañamiento psicológico. La interrupción se debió estrictamente a problemas entre ambos cónyuges donde habría denuncias cruzadas por violencia intrafamiliar.

Por estas horas, la niña está bajo el cuidado de la madre y cabe preguntarse el daño que le debe causar esta exposición a la que la someten los padres y la misma justicia. Hágase mea culpa también los medios de comunicación al difundir el material audiovisual porque la noticia ya tomo relevancia nacional. Las defensoras del padre de la niña se encargaron de “escrachar” a la jueza y fueron las primeras en subir un video a las redes sociales. En las próximas horas se definiría la cuestión y se ordenaría levantar las imágenes.

Te puede interesar