Revuelo, incertidumbre y bronca por los contagios en el gobierno

POLITICA 13 de agosto de 2020
Solamente dos casos detectados en distintas áreas del gobierno provincial, han dado muestra de la debilidad del sistema sanitario para frenar futuros casos de coronavirus. Y, además, dejaron en evidencia que en las oficinas no se cumple rigurosamente con el protocolo, lo que es grave.
Centro Cívico del Grand Bourg
Los contagios por conglomerado se están convirtiendo en una gran amenaza en la provincia, especialmente para lo falta de rigurosidad en las medidas de distancia y otros cuidados.
Desde que comenzó llegó la pandemia al país, este fin de semana pasado ha marcado un cambio y ha puesto en alerta a más de uno en el gobierno. Y en pánico a muchos empleados.
El primer caso que se conoció fue el de la Secretaría del Interior, a cargo del ex intendente de Campo Santo, Marcio Cuenca. “El test positivo le dio a una empleada que se habría contagiado de sus hijas, que se habría infectado en no se sabe dónde”, dijo Cuenca, que cumple un aislamiento preventivo. Pero el tema no termina ahí, sino que ha extendido la amenaza de contagio a raíz de que el personal de esa secretaría recorre varias oficinas por tramitación de asuntos para los municipios. Y, además, están en permanente contacto con empleados de los 60 municipios salteños.
El segundo caso es el del secretario de Deportes, Marcelo Córdova, y que también puso a todo el personal de ese organismo en cuarentena, pero lo cierto es que Córdova había tenido otros contactos y reuniones propias de su actividad que involucraron a otras personas. “Creo que me contagié en Tartagal. Estuve allí el fin de semana”, contó el funcionario. Sin embargo, la mayor preocupación surgió de un grupo de profesores de educación física e instructores y dirigentes barriales, quienes habrían estado participando el viernes de un asado de camaradería con el funcionario. ¿Cómo, acaso no están suspendidas las reuniones sociales?
Evidentemente, las normas de prevención tampoco se cumplieron en esa reunión realizada en el CIC del mencionado barrio. Razón por la cual, muchos de los concurrentes les hicieron llegar su bronca a la secretaría por la irresponsabilidad de haber organizado la reunión.
Es por esto que el miércoles, muchos empleados de los dos casos, por indicación del COE provincial debían hacerse el correspondiente test rápido, el detecta anticuerpos, y no el PCR que es el que verdaderamente indica la presencia del coronavirus.
A media mañana de ayer miércoles, más de medio centenar de empleados acudió al Hospital Señor del Milagro para cumplir con esta medida pero muchos decidieron retirarse ante la larga espera, la poca información y la sospecha que no había posibilidad de realizarse el test ahí, por lo que decidieron realizarse el test en un laboratorio privado. Es decir, no se ha demostrado capacidad para atender la necesidad de este momento a raíz de dos casos, cuyos nexos aún no se descubrieron. ¿Qué pasa si esos casos se convierten en brotes de contagios? Preocupante.

Te puede interesar