Diferentes hipótesis sobre el crimen de Cintia Fernández

POLICIALES 08 de enero de 2019 Por  Gentileza de Stephanie Tiemersma
Son varios los casos resonantes que irán a juicio este año. Uno de ellos es el de Cintia Fernández, una joven estudiante que fue hallada sin vida en mayo del 2011 y cuyas circunstancias de  muerte aún no terminan de esclarecerse. En esta nota, el perito de parte Carlos Párraga, dialogó con El Expreso de Salta para explicar las diferentes hipótesis en torno al crimen.
Cintia Fernandez

Cintia Fernández fue encontrada muerta el 3 de mayo de 2011 en su departamento de Parque La Vega. Se estableció que la joven había muerto hace cinco días. Se la encontró en un sommier semidesnuda con una bolsa en la cabeza asegurada con cinta.  Las primeras hipótesis que se arrojaron fueron la de un suicidio y la de muerte provocada por asfixia autoerótica. Luego de varias apelaciones, el caso pasó al juzgado de transición para después, en 2016, quedar en manos del juez de la sala VI, Dr. Guillermo Pereyra, quien habría reencauzado la investigación. La carátula del caso es homicidio calificado por alevosía. El mismo tiene como único imputado al ex policía Mario Condorí, novio de la víctima, y durante este año tendrá lugar el juicio correspondiente.

Asfixia autoerótica

Durante los inicios de la investigación una de las principales hipótesis fue la de  asfixia autoerótica, pero fue desestimada por el hecho de que la bolsa que cubría la cabeza de la víctima estaba encintada cuatro veces: “En los casos de asfixia autoerótica es común encontrar una bolsa suelta ya que es más fácil sacarla o colocarla, evitando que la persona realmente se asfixie. En este caso, la cinta estaba muy ajustada y, además, la joven tenía la ropa interior puesta, lo cual no se suele dar en este tipo de casos”, explicó Carlos Párraga, perito de la familia de Cintia Fernández. Además, el profesional agregó que la cinta rodeó de forma organizada el cuello de la joven y que la bolsa era muy oscura lo que indicaría que se hizo desde afuera.  Por otro lado, la víctima había ingerido grandes cantidades de alcohol en el cuerpo lo que le imposibilitaba haber utilizado la cinta con tanta pericia. Aparte, el análisis del cuerpo indicaba que la joven ya había tenido relaciones sexuales previamente lo cual no es común en casos de asfixia autoerótica.

Suicidio

La forense encargada del caso, Beatriz Nieto, determinó que la joven había recibido fuertes golpes en la cabeza, el pecho y las piernas. Esto indicaba que podría haberse dado una pelea antes de la muerte. También había salpicaduras de sangre sobre el pasillo y huellas de dedos a la altura de la puerta. Esto indicaba que ella pudo haber sido agredida en otro lugar y luego haber sido arrastrada.

Hubo varios peritos independientes que respaldaron la hipótesis de homicidio. Especialistas en psicología legal determinaron que el perfil de Cintia no era suicida. Ella estaba pintando su departamento, empezó a vivir sola y dentro de poco iba a recibirse de licenciada en genética, según los especialistas, este no era un comportamiento típico de alguien con ideación suicida.

El estudio de la escena del crimen indicó que se habían movido varios objetos de su lugar original ya que había rastros de sangre de un sitio a otro: “Se encontró apilada sobre la cinta toda la ropa de cama con sangre en estado de putrefacción. Esto indicaría que, después de muerta, alguien habría movido las cosas de lugar porque había transferencia de sangre desde la cama hasta el extremo de la otra habitación. Esto de ninguna manera es coincidente con un suicidio”, aseguró el perito de la familia.

Homicidio

Finalmente, las teorías de muerte por asfixia autoerótica y suicidio fueron  descartadas y empezó a investigarse la hipótesis homicida. Los principales sospechosos fueron el novio de la víctima, Mario Condorí y el ingeniero Raúl Puca, ex pareja de Cintia. Ellos formaban parte del círculo íntimo de la joven y era en quienes recaían las sospechas ya que fueron los que más tiempo compartieron con la joven antes de su asesinato.

En cuanto a las pruebas contra Condorí, se encontró una de sus tarjetas identificatorias en el domicilio de Cintia y además varios testigos lo vieron entrar y salir de su departamento los días previos al homicidio. Su moto fue identificada por los vecinos y además fue visto tomando cerveza con Cintia. El registro de las antenas y las llamadas telefónicas del imputado indican que él se encontraba en zona sur durante los días en los que se estima que se cometió el crimen. Se sospecha que Condorí y Cintia habrían tenido una pelea los días previos al homicidio. Actualmente, el sospechoso se encuentra en prisión domiciliaria y es el único imputado en la causa.

Respecto de Puca, se halló sangre de Cintia en su pantalón pero el procedimiento de relevo no fue hecho correctamente y el juez desestimo la prueba. El ingeniero fue sobreseído.

Respecto al estado actual de la causa, Carlos Párraga sostuvo: “Se encuentra lista para ser llevada a juicio, falta el ofrecimiento de pruebas en donde se hace un recuento de las pruebas ofrecidas en la investigación y las que se darán a conocer en el juicio. Tanto las pruebas científicas como las declaraciones testimoniales en relación a la acusación contra Condori”.

La dificultad del caso se presenta a la hora de relevar la evidencia física ya que no se preservó correctamente la escena del crimen y además el cuerpo fue encontrado en estado de putrefacción cinco días después de cometido el asesinato: “Se recolectaron una gran cantidad de muestras pero los resultados no permitieron obtener perfiles genéticos”, sostuvo el criminalista y agregó que, no obstante este impedimento, los testimonios contra Condorí cuentan con gran solvencia al igual que las pruebas vinculadas a llamadas telefónicas y mensajes de texto.

Femicidio

La madre de Cintia, Ana Fernández, quiere que se acuse a Condorí por femicidio. Sin embargo, esa figura penal no existía en el momento de perpetrarse el crimen por lo cual la carátula, por el momento, es homicidio agravado por alevosía. Al respecto, el licenciado Párraga explicó: “El cambio del Código Penal se ha dado hace poco por lo que la fecha del hecho no sería aplicable aunque se va a tratar de ampliar la acusación en el momento del juicio para que se dé una condena de este tipo”. Sea por femicidio o por homicidio agravado, la condena que correspondería en caso de que se encuentre culpable a Condorí sería cadena perpetua.

Te puede interesar