Caso Jessica González: El imputado estaba obsesionado y la celaba con todos

JUDICIALES 18 de septiembre de 2019 Por
En el salón de Grandes Juicios comenzó la audiencia de debate por el femicidio de Jessica González. El imputado Raúl Antonio "Rulo" Pérez se abstuvo de declarar y escuchó atentamente a los familiares de la víctima decir que estaba obsesionado con la mujer y que los celos enfermizos lo llevaron a cometer el sangriento crimen dentro de un motel salteño.
20190918_093233
Raúl Pérez frente a los jueces Maximiliano Troyano, Roberto Lezcano y Norma Vera.

Puntual, 8.30 comenzó la primera audiencia para conocer la verdad sobre los hechos que protagonizó Raúl Pérez. Un hombre de estatura media baja, casi calvo y con mirada fría. Divorciado, con hijos y con antecedentes de violencia familiar. El tipo estaba pasando por un mal momento cuando una prima lo llevó a la Iglesia Aposento Alto y ahí conoció a la desafortunada Jessica González. La mujer de 39 años era la hija de la pastora del lugar y le abrió las puertas del templo y de su corazón para que encuentre la salvación en Dios. Sin embargo, el hombre se endemonió y la habría matado cegado por un enfermo amor no correspondido. Típico del estereotipo, "si no sos mía, no sos de nadie". Antes de cometer el aberrante hecho, la había celado con un hermano de la iglesia y todos se habían dado cuenta de sus intenciones posesivas, incluso la víctima, pero jamás imaginó que llegara a tal extremo fatal.

La primera en pisar la madera ruidosa de la sala de juicio más grande del Poder Judicial fue Norma Alonso, madre de Jessica. Llegó acompañada de un familiar porque apenas podía mantenerse en pie, los jueces se apiadaron y rompieron los esquemas para dejar que una persona la asista en su declaración. La señora contó que es la pastora de la iglesia y recordó cuando llegó Pérez. "Lo recibimos bien, como a todos. Estaba bien, no veía una anormalidad. También iba a tomar el té a mi casa porque somos hospitalarios. Nunca pensé mal, mi hija iba a la Católica y al gimnasio, esas eran sus actividades. Había una amistad y fraternidad en el amor de Dios, es decir, había una atención pero ninguna relación. Ella era muy confidente conmigo y jamás me dijo nada pero si me contaron los demás que parece que el estaba obsesionado con ella pero de su parte nunca hubo ninguna intención. Cecilia Martínez, su prima, me dijo que le prohibía charlar con los demás. No lo tome mal en ese momento pero como mamá después me sentí mal al enterarme de los celos porque podría haber intervenido", indicó.

20190918_100925
Luego le tocó el turno a Sandra Marcela Alonso, y dijo que su hermana Jessica siempre hacía las cosas de corazón, lo saludaba con respeto a Raúl y solo le ofreció su amistad como hermanos de la iglesia. "Me dijeron que este hombre le hacía escenas de celos con los otros hermanos. Samuel me contó que Jessica le manifestó que Raúl le hizo una escena con Luis Sosa y otros del templo como Jorge y Juan y después pasó lo que todos ya sabemos", aseveró entre lagrimas.

20190918_093206
Por su parte, el Sargento Gustavo Sajama fue el primero en llegar al Motel Mimos cuando se dio el llamado de alerta. El efectivo recordó que arribaron al lugar cerca de las 02.05 y no había nadie que los reciba en la puerta de ingreso, de todas formas ingresaron y al cabo de unos minutos un hombre desesperado les hizo seña con una linterna dentro de la habitación N° 24. Se trataba del dueño del inmueble que había utilizado unas herramientas para forzar la puerta ya que se habían escuchado gritos desde adentro. Cuando Sajama entró, se le quedó grabada en la retina ese charco de sangre con dos cuerpos. La mujer estaba tirada en el piso y el hombre sobre la cama. Llamaron al SAMEC y los paramedicos detectaron pulso en el masculino por lo que actuaron rápidamente para salvarle la vida.  Después ya llegaron al lugar los del CIF y la División de Homicidios y comenzaron las pesquisas en lo que a simple vista era un femicidio.

Néstor Matías Tolaba de la División de Homicidios trabajó en el lugar la madrugada del 21 de setiembre de 2018 y ante los jueces recordó que encontraron una tarjeta de SAETA que les permitió identificar a Jessica y a través de la patente del auto llegaron hasta Raúl Pérez. Tolaba explicó que el arma homicida, un cuchillo tramontina, estaba en ese cuarto de motel con el envoltorio, eso daba cuanta que el asesino lo había comprado recientemente, dando claras pistas de un plan premeditado. Los investigadores recorrieron los supermercados de la zona pero no encontraron la misma arma blanca para la venta. Incluso llegaron hasta el mayorista Yaguar donde trabajaba Pérez pero lo único relevante que arrojaron las entrevistas con los compañeros fue que el tipo les decía que estaba saliendo con una chica de la iglesia pero desconocían de quien se trataba.

20190918_122046
El ultimo en declarar fue Isaac González, hermano mayor de la víctima, pero antes de hacerlo, dialogó con El Expreso de Salta y dijo que espera justicia porque este hombre le provocó mucho dolor a Jessica y a su madre porque no es natural que muera una hija primero. "Siento pena por el, no siento odio porque renuncie eso y libere perdón hacia esta persona porque el odio te lastima y te hace mal, te maquina en la cabeza ganas de venganza. Gracias a Dios me libere de todo eso para estar bien y soy el sostén de la familia. Si no podemos perdonar, Dios tampoco lo hace con nosotros, es una regla celestial", aseguró.

20190918_112131
"Dios ama a Raúl, espera que se arrepienta en prisión. Llevamos la querella adelante porque por un perdón no sacamos su responsabilidad, justamente porque Dios lo ama tiene que arrepentirse y le da esa oportunidad. Seguramente que el diablo esta detrás de todo esto", concluyó Isaac.

Sebastián Alejandro Cardozo

Cronista de Judiciales y Policiales de Periódico El Expreso

Te puede interesar