Ramos: “A nuestra compañera del Hospital de Cafayate, la mató la burocracia”

INTERIOR 28 de junio de 2021
El titular de Atsa, Eduardo Abel Ramos, cuestionó duramente al Ministerio de Salud Pública por no haber tomado medidas que hubieran evitado la muerte de la delegada gremial en el Hospital de Cafayate, Norma Montañez. "No se puede entender por qué no se escuchó la recomendación de la Comisión de Violencia Laboral", dice el comunicado del gremio.
Eduardo Abel Ramos
Mucho se habló antes y después de la muerte de Norma Montañez, técnica en laboratorio del Hospital “Nuestra Señora del Rosario” de Cafayate. Una muerte, a decir de los referentes gremiales, que pudo haber sido evitada ya que se generó en una descompensación de la trabajadora, luego de reiteradas discusiones con autoridades hospitalarias por violencia laboral al personal del nosocomio.
El secretario general de ATSa, Eduardo Abel Ramos, no dudó en afirmar que “lamentablemente a nuestra compañera la mataron. La mató, la burocracia, el prejuicio, la soberbia, la inacción y la injusticia. Nuestra delegada no abandonó nunca su postura en la defensa de dos enfermeros colaboradores del hospital que fueron agredidos verbalmente por el doctor Baeza”.
Doctor Baeza de Cafayate 003
El cuestionado médico Baeza.
Ramos sostuvo que “nuestra dirigente sufrió hasta último momento el atropello del personal directivo y de su gerente, quien, haciendo caso omiso a resoluciones judiciales, ampararon la postura del cuestionado profesional, llegando inclusive a violar los protocolos existentes respecto a casos de violencia laboral y de género.”
El dirigente de la sanidad expresó que “es inadmisible la decisión tomada de realizar un careo entre víctima y victimario, pretendiendo alcanzar un acuerdo, ocultando la soberbia y el acoso desmedido, tal cual lo permitió el gerente del hospital al enfrentar a nuestra compañera con quien la denigrara. Provocando un mal momento, con las consecuencias por todos conocidas”.
“A nuestra compañera la mató la burocracia”, afirmó Ramos, sosteniendo que “no se puede comprender por qué se demoró tanto la respuesta de los funcionarios de turno al dictamen de la Comisión de Violencia Laboral, que determinó 30 días atrás los pasos que debían realizarse para separar del cargo al profesional cuestionado.”
Norma Montañez enfermeda fallecida en Cafayate
Norma Montañez trabajando en plena pandemia.
“A Norma Montañez la mató el prejuicio...”, sostuvo el representante de la sanidad. “El prejuicio de quienes se resisten a vivir en democracia, ensuciando la imagen sindical y subestimando la tarea de los dirigentes gremiales. Quienes en tiempo de pandemia tenemos que contener a nuestros trabajadores, cuando el salario no alcanza, cuando los hospitales no tienen insumos y cuando los nosocomios no proveen a los agentes de salud los elementos mínimos de seguridad.”
El dirigente, que representa a los trabajadores de la salud, sostuvo “a nuestra delegada la mató la soberbia de quienes no comprenden que la salud pública es un solo equipo en el cual todos somos importantes y que los títulos obtenidos no sirven de nada si no se transforman en trabajo por el ser doliente.”
Ramos indicó “la situación llegó a su límite, no vamos a permitir que ninguna situación parecida se repita, la comisión de Violencia Laboral deberá ser escuchada o bien desintegrada, pero alguien deberá hacerse cargo de esa situación. No vamos a consentir que los casos pendientes de resolución respecto a casos de Violencia en el trabajo en los Hospitales San Bernardo, Hospital del Milagro, Hospital de la Viña, Hospital de Cerrillos y Hospital de Tartagal, que en la actualidad tienen denuncias reales, queden en el olvido o se sumerjan en la burocracia. Ningún otro trabajador de la salud de Salta sufrirá de ahora en más atropello o acoso alguno. El pueblo de salta aplaude a los Héroes de la pandemia, pero lamentablemente en Salud Pública de la Provincia, alguien todavía protege a los villanos”.

Te puede interesar