Perpetua para un femicida que mató y enterró el cuerpo en un pozo ciego

JUDICIALES 02 de noviembre de 2020
Juan David Benítez fue condenado por el homicidio calificado de Adriana Carina Ruiz, ocurrido en noviembre de 2019 en una finca, ubicada al Norte de Tartagal. El cuerpo fue encontrado semienterrado en lo que aparentaba ser un pozo ciego. La autopsia reveló que fue golpeada y murió por asfixia por sofocación.
judicial20_coronavirus_femicidio_ruiz-768x425

El fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Pablo Cabot, representó al Ministerio Público ante la Sala II del Tribunal de Juicio de ese distrito en la audiencia de debate contra Juan David Benítez, imputado por el delito de homicidio calificado por mediar violencia de género en perjuicio de Adriana Carina Ruiz.

El juez Anastasio Vázquez Sgardelis, luego de los alegatos, hizo lugar al pedido del fiscal Cabot y le impuso la pena de prisión perpetua y en el mismo fallo, dispuso que se le extraiga material genético por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

El hecho ocurrió en noviembre de 2019 en una finca situada sobre la ruta 34, en Tartagal. Ese día, el hijo del dueño de la propiedad fue al lugar para tomar contacto con el encargado, Juan David Benítez, pero no lo encontró.

Por ese motivo, retornó horas más tarde y advirtió que se encontraba con una mujer, sin ropas, ensangrentada y con aparentes signos de violencia. El joven se fue del lugar y le contó a su padre, junto al cual dieron aviso a la Policía.

Cuando personal policial llegó a la finca, el encargado dijo que la joven se había ido, pero los efectivos hallaron dentro de la mochila del hombre prendas de vestir de mujer, por lo que no le creyeron y de inmediato iniciaron una búsqueda por las inmediaciones hasta que dieron con el macabro hallazgo.

El cuerpo de Ruiz había sido arrojado a una letrina ubicada a pocos metros de la vivienda del encargado, hasta donde la habría trasladado con una carretilla. Las pericias realizadas sobre el cuerpo de la mujer determinaron que presentaba numerosos golpes y heridas defensivas y que la causa del deceso fue asfixia por sofocación.

Te puede interesar