Propietario de famoso hotel intentó ahorcar a su ex pareja

JUDICIALES 28 de febrero de 2020 Por Redacción El Expreso de Salta
El dueño del conocido hotel El Castillo de San Lorenzo, John Hartwell Cocke Johnston, golpeó y arrojó al piso a su ex pareja para luego intentar ahorcarla en presencia de la hija de ambos y su actual esposa. La imagen fue tomada por la menor ante la desesperación de ver a su madre pidiendo auxilio. El hombre habría tomado la decisión de darle un escarmiento porque la mujer le inició un juicio civil por no haber pasado la cuota alimentaria durante diez años. Falta investigar por qué la policía de Villa San Lorenzo no le quiso recibir la denuncia de la agresión a la mujer. La fiscal caratuló el hecho como "tentativa de homicidio".
IMG-20200228-WA0033
Momento retratado por la niña cuando su padre ahorca a su mamá en el piso.
La víctima de esta historia se comunicó desesperadamente con El Expreso de Salta para relatar el calvario que le hizo vivir su ex pareja el jueves 27 de febrero después de las 18.30. Actualmente, se encuentra en su vivienda en las afueras de la capital salteña y sin custodia policial, pese a la gravedad de la denuncia. Según lo que pudo explicar pese a las dificultades para hablar por las heridas, ella viajó a la capital junto a su nena de diez años para comprar útiles escolares junto al progenitor de la niña. Se trata de un hombre de 68 años de edad, de nacionalidad estadounidense y propietario del famoso hotel de San Lorenzo llamado El Castillo. Los tres realizaron las compras en distintas librerías de la ciudad pero el denunciado las abandonó de un momento a otro y luego les pidió que vayan en remis hasta el hotel para que retiren las cosas que habían comprado. Se trataba de un engaño porque cuando la víctima llegó junto a la nena, él la estaba esperando para darle un escarmiento junto a su actual pareja.
De acuerdo a la denuncia de la damnificada, el sujeto la empezó a golpearla y a gritarle que era una "oportunista" por haberle iniciado acciones legales ya que durante diez años no le pasó la cuota alimentaria a la hija que tuvieron fruto de los dos años y medio que estuvieron en pareja y viviendo en el mencionado hotel. La situación se agravó cuando el denunciado arrojó al piso a la mujer y mientras le decía a la niña que no debía ser como su madre, la asfixiaba. Mientras tanto, ella luchaba por evitar los ataques, hasta que logró romper un vidrio para que su hija se escape. Siempre según la denuncia en la policía, ahí apareció en escena la actual mujer del violento hombre y empujó a la menor porque la pequeña estaba intentando tomar imágenes con su celular, tal como se hace ahora, para que su padre dejara de ahorcarla a su mamá en el piso.
La niña pudo comunicarse con una tía y esta persona llamó al 911. Pero cuando llegaron al lugar, la mujer ya se había dirigido a la seccional policial de San Lorenzo, en donde no le quisieron tomar la denuncia correspondiente. Entonces, la señora se dirigió a la Seccional Quinta, ubicada a media cuadra de plaza Alvarado, en la ciudad de Salta. Pero se dio conque el empresario ya la había denunciado allí de haberle roto el vidrio del hotel porque "loca" nomás. ¿Por qué la seccional de San Lorenzo no le quiso tomar la primera denuncia? Se sospecha que podría haber sido por la influencia del empresario en la zona de San Lorenzo.
Para los que no estuvieron en el lugar de los hechos, hasta ahí el caso estaba entre la versión del hombre y la de la mujer, hasta que apareció la foto que se publica en esta misma página en donde se ve claramente al empresario atacando a la mujer en el piso.
Como antecedentes de esta grave situación, se conoció que la relación entre el empresario y la víctima  terminó cuando ella lo denunció años atrás de haber intentado arrojar a la pequeña desde un tercer piso, mientras consumía alcohol y estupefacientes. A raíz de esto la dos fueron expulsadas del hogar, por lo que  ambas tuvieron que deambular por distintos lugares, y sosteniéndose con lo que ganaba la mamá realizando tareas domésticas, mientras el hombre siguió con su vida y siempre amenazó a la mujer con que no podía hacerle nada porque todos los "jueces y fiscales concurren a su hotel y eran amigos" suyos. Hace unas semanas atrás, la justicia le dio la razón a la mujer y deberá pagar por los diez años que no le aportó para la manutención y crianza de la pequeña. Esto habría llevado al hombre a acompañar, primero, a su hija y a la mamá, y luego con el pretexto de que retiren los útiles las llevó a su hotal, para tomar venganza. La fiscal que actúa en la causa, caratuló el hecho como tentativa de homicidio, por lo que la detención de Johnston era inminente.
El Hotel El Castillo de San Lorenzo no es para cualquier en Salta, es un lugar en donde concurre gente de alto poder adquisitivo, y vinculada a sectores poder, elegido para actos y reuniones de importancia social. De allí, quizás surge la amenaza del empresario que no iba a pasar nada con la denuncia de su víctima. Por la actuación de la fiscalía, esta vez parece que no será lo mismo.

Te puede interesar