Anécdotas, y no tanto, de los concejales de Salta

DE BUENA FUENTE 24 de noviembre de 2022 Por El Expreso de Salta
Luis Rodríguez, secretario general de SECODE, recordó historias “buenas y graciosas, y otras no tanto” de los ediles que pasaron por el Concejo Deliberante. Desde concejales que pidieron permiso al presidente para ir al baño; cuando los empleados amenazaron a Miguel Isa con realizar una olla popular y él les pidió sumarse, o el “Bafle” Montaldi que llegó con una carretilla llena de expedientes.
WhatsApp Image 2022-11-24 at 09.29.46

El secretario general de SECODE, Luis Rodríguez, visitó el programa De Buena Fuente y recordó el paso de algunos ediles capitalinos y las historias que dejaron en su paso.

Los recuerdos fluyeron a lo largo del programa. Como el concejal radical que promovió una ordenanza para que “el que tenga perro, que lo ate y el que no, no”. O el edil peronista que “levantó la mano y pidió permiso para ir al baño”. 

Rodríguez recordó cómo vivió el cuerpo la última dictadura militar, cuando el Concejo Deliberante funcionara en la calle Florida y todavía eran nueve los concejales capitalinos.

Así también citó cuando el ex legislador municipal Gerardo “Bafle” Montaldi “llegó con una carretilla cargada de expedientes”.

Se refirió, además, entre risas, a aquella vez que los empleados del Concejo encabezando un reclamo y enfurecidos le dijeron al presidente del cuerpo, Miguel Isa, que realizarían una olla popular en señal de protesta, y él les respondió: “Y bueno, yo también voy a estar entonces en la olla popular, ¡si yo tampoco cobro!”

Por otra parte, el presidente de SECODE, recordó: “Cuando Romero dejó compañeros cesantes, fue el Concejo Deliberante, con la presidencia de Gustavo Sáenz, el único que no dejó excedente, ni compañeros cesantes. Eso nos marcó de por vida, Gustavo se la jugó y tenía 26 años y se le paró al gobierno”, Al respecto, Rodríguez destacó: “En ese momento éramos 130 empleados y 33 habían quedado el último año en planta, entonces Gustavo solo tenía que firmar y dejar sin efecto una resolución de pase a planta y ya estaba. Nosotros nos bajamos el sueldo de acuerdo a lo que quería el gobernador, si bien era injusto, no dejó cesante a nadie. Todavía hoy trabajan”.

“Son anécdotas, algunas buenas y otras no tanto, algunas graciosas y otras no tanto”, sintetizó Rodríguez.

Te puede interesar