Alberto mostró estadísticas y enmudeció a los empresarios en el coloquio de IDEA

NACIONALES 15 de octubre de 2022 Por Carlos Torino
"¿En este gobierno alguien les pidió un centavo hacer obra pública? ¿En este gobierno alguien los mandó a espiar? ¿En este gobierno alguien llamó a un juez para que los persiga? Yo los desafío porque sé que la pregunta es no", dijo el presidente de la nación. Antes les mostró las estadísticas que dan cuenta del crecimiento y la recuperación económica del país. "Les agradezco porque son ustedes los que invierten, y por qué invierten, porque ven las proyecciones". Y los invitó a enfrentar la realidad con diálogo y en paz "porque las oportunidades van a ser muchas". Un Alberto fortalecido por los números.
Alberto habló en el congreso de IDEA
Alberto Fernández en el Coloquio de IDEA 2022
El cierre del coloquio empresarial de IDEA (bueno lo de idea, lo que se dice idea, no es más que un eufemismo para quejarse de la falta de reforma laboral, ajuste fiscal y apertura de la economía) venía a modo de un pantallazo histórico que, tal vez, lucía muy desubicado en el contexto donde los dueños del capital quieren saber cómo piensa el poder político de turno y el presidente le enrostraba una clase de historia.
Muy modo Alberto hasta que en su perfil profesor, empezó a desgranar su especialidad: la filmina. Allí preparó el campo para las bofetadas finales. 
Fiel a su libreto del derrame del crecimiento que se debe dar inexorablemente, según su opinión, para mejorar la economía de la población, el presidente dejó prendidas con todas las luces, la placa que mostraba las curvas ascendentes de las exportaciones, la actividad de la industria automotriz y el sector del petróleo. Entonces, fue que dijo: "y -como dicen los vendedores ambulantes- tengo más por si esto fuera poco”. Tenemos un millón más de puestos de trabajo, de los cuales 400 mil son formales, agregó y mirando a la audiencia los señaló diciéndole que “ustedes hicieron esos números” y lanzó la pregunta del encuentro: "¿Invierten porque ven el vaso vacío? Tenemos tres años consecutivos de crecimiento del PBI. Por eso, tenemos que pensar por qué nos pedimos tanto. Tenemos el problema de la inflación, pero heredé el país con un 54%", recordó y añadió que “para poder dialogar es necesario ceder, tal cual fue unas de las consignas del cónclave”
Ya ganando el centro del ring de esa escucha de un auditorio que no quería ni quiere escucharlo, ni gobernando la Argentina, formuló con cierto fastidio preguntas que salpicaron hasta la actual vicepresidenta cuando dijo que si alguien del gobierno les había mandado emisarios de la AFIP “para que se metan en las empresas que la critican”. “¿Alguien les pidió el 1% de su patrimonio? ¿Alguien los espió? ¿Alguien de este gobierno llamó a un juez para que los persiga?, ¿alguien de este gobierno les pidió algo? Los desafío porque sé que la respuesta es no”, y continuó reclamando: “muchas veces se habló de calidad institucional pero no tienen en cuenta esas curvas (por los datos de la reactivación económica)”
Retomó el significado que tiene la curación de un jarrón en Japón, tal como lo había contado el CEO de Toyota en el país. Al respecto destacó que “a las cicatrices hay que verlas y no ocultarlas”, e instó a “ser inteligentes para no lastimarnos”. "A mí me dicen que no tengo que ser débil y que tengo que tener más coraje. No creo en el coraje de los mercenarios”, remató en referencia a alquien que no nombró pero que la mayoría de los argentinos ya sabe de quién se trata.
“El que fue a traer la vacuna y enfrentó a la pandemia es Alberto Fernández, el que fue a negociar con el FMI fue Alberto Fernández”. Final de coloquio a toda orquesta ejecutada por el presidente de la Nación, el intérprete menos pensado, menos querido.

Te puede interesar