Discutieron en el Consejo del Salario y las puertas de la CGT estaban cerradas

SALTA 23 de agosto de 2022 Por Redacción El Expreso de Salta
Organizaciones sociales y partidos políticos coparon las calles del micro centro salteño exigiendo que el salario mínimo vital y móvil, que actualmente está en $47 mil pesos, incremente hasta el precio de la Canasta Básica, que está valuada en $111 mil pesos, según lo manifestó Cristina Foffani, dirigente del Partido Obrero en nuestra redacción.
foffani

Durante julio de 2022, la variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA) con respecto a junio de 2022 fue de 6,3%, mientras que la variación de la canasta básica total (CBT) fue de 6,8%. Las variaciones interanuales de la CBA y de la CBT resultaron del 70,6% y 64,7%, respectivamente, según los datos publicados por el INDEC. 

En ese sentido, desde el Partido Obrero afirmaron que es un atropello lo que están haciendo con el ajuste del salario mínimo, llevándolo a 57.900 pesos en noviembre cuando la canasta básica es hoy de 110.000 pesos y la inflación avanza.  "Es un nuevo golpe de ajuste contra los trabajadores mas empobrecidos. El aumento va a quedar por debajo de la inflación que ya acumula en el año 55%. El salario mínimo viene de perder un 30% desde 2015. Con esta suma, el monto que perciben los programas sociales no llega a cubrir la canasta de indigencia", dijo Foffani.   

En ese sentido aseguró que representantes sindicales, y funcionarios del gobierno mantuvieron una reunión a puertas cerradas en una reunión del Consejo del Salario, "donde la CGT, sin mandato de las bases va discutir un salario sin consultar a nadie, y son los mismos que el 17 salieron a apoyar a Massa y a Fernández, por lo tanto no nos caben dudas que van a negociar por debajo del índice de pobreza. Hay mucho hambre en la Argentina y se va discutir si la fuerza de trabajo en el país sigue cayendo y eso se plasma en esta discusión, porque en realidad están preparando que el trabajador, el jubilado y el desocupado sean la variable de ajuste", añadió. 

"Esta decisión no nos sorprende.  La CGT está siendo cómplices de este ajuste que condena a la miseria no solamente a quienes cobran programas sociales sino a 300.000 trabajadores fuera de convenio, a cientos de miles de trabajadoras de casas particulares, a los jubilados que cobran la mínima y a los trabajadores no registrados que tienen el salario mínimo como referencia. Ninguna de las CTA se movilizó hoy ni anunciaron medidas frente a este salario de hambre. Las organizaciones sociales oficialistas también están calladas mientras atropellan a sus propios compañeros", finalizó. 

Te puede interesar