Familiares Contra la Impunidad cumplieron 11 años marchando por justicia

SALTA 14 de agosto de 2022 Por Jesica Aparicio
Ana Fernández, Marcela López y Verónica Cardozo hace once años marchan en la Plaza 9 de Julio desde Familiares Contra la Impunidad esperando justicia para las causas de sus hijos Cintia Fernández, Marco López y Eduardo Rojas. Con decenas de amigos y familiares acompañando y exigiendo por distintos casos, a más de una década los principales pedidos son por la celeridad en el accionar judicial, elevaciones a juicio, condenas ejemplares y justicia para quienes les arrebataron la vida. En el centro de las críticas: la justicia salteña, que aún no está a la altura de lo que demandan las causas que se convierten en casos impunes.
WhatsApp Image 2022-08-13 at 2.10.08 PM
Foto: Omar "Michi" Barrios

El viernes pasado Familiares Contra la Impunidad marcharon alrededor de la Plaza 9 de Juio, llevando consigo los recuerdos de sus hijos, hijas, maridos y esposas, hermanos y hermanas y sobre todo, la demanda de justicia. Esta vez, fue una movilización especial: el 12 de agosto cumplieron el aniversario número 11 exigiendo la resolución de las causas, celeridad en las mismas, condenas ejemplares y la respuesta de la justicia salteña para las víctimas de los casos que aún siguen impunes y que, a más de una década, aún no llega.

Es una vergüenza que a once años sigamos acá, en la plaza, pidiendo justicia por un derecho constitucional. Si la justicia actuase en tiempo real, no debería existir ninguna comisión de familiares en todo el país. Pero ante la demora de los jueces y fiscales que tienen que administrar justicia en tiempo y forma y no lo hacen, todavía seguimos manifestando que hay causas que están sin resolverse o resueltas a medias, eso no es justicia”, dijo a este medio Ana Fernández, mamá de Cintia Fernández y una las impulsoras de la histórica movilización. “A once años queremos visibilizar que no nos neutralizaron para nada, muchos piensan eso o que claudicamos en esta lucha, y acá seguimos”, sentenció. 

WhatsApp Image 2022-08-13 at 2.10.09 PM
Ana Fernández

Fernández recordó las primeras marchas, en las que comenzaron cinco familias, como así también aquellas en las que llegaron a ser alrededor de 300 y expresó: “Muchas familias quedan en el camino resignadas a no encontrar justicia por sus hijos, hijas, familiares. Mucha gente murió, no solo por la inacción e indiferencia de los administradores, sino que también se enfermó”. “Yo ya no tengo nada que perder, y si en memoria de mi hija puedo hacer esto, lo voy a seguir haciendo”, sostuvo firme la madre.

El 29 de abril de 2011 Ana encontró a Cintia Fernández asesinada a en su departamento. Si bien se condenó a su femicida, “sigo luchando porque falta una segunda parte, que es la policía”, aseguró la madre en relación a la comisario Jimena Nuñez, “que se la vincula con el encubrimiento de la causa de mi hija”, remarcó. Al día de hoy, la causa ya tuvo dos cambios de juezas y la familia Fernández espera la elevación a juicio. “La presidenta de la Corte de Justicia, Teresa Ovejero, cuando nos reunimos me dijo que quería recuperar el prestigio, honorabilidad y credibilidad… Qué lejos y utópico. No se si voy a vivir para ver las tres cosas que ella pide. De honorable, solo está el edificio”, sentenció.

Allí también marchó Marcela López, referente del Grupo Estrellas Amarillas en Salta. Un 12 de agosto hace 15 años, su hijo Marco Córdoba, con motivo del Día del Niño se dirigía a festejar junto a su familia, cuando el auto en el que viajaban fue colisionado por otro en la Rotonda de Limache y falleció. “Esta fecha tiene un doble significado para nuestra familia. Jamás te imaginás que un día vas a salir y no vas a volver con un hijo, menos la gravedad de ir a la justicia y no tener respuesta. Es un día de luto para mi familia, la cicatriz está para siempre”, compartió sentidamente la mujer.

“La justicia no tuvo piedad con nuestra familia y con otros familiares tampoco. Esto es histórico, un 12 de agosto de 2011 tuvimos que salir a las calles ciudadanos salteños y hoy seguimos sosteniendo que sin verdad, no hay justicia”, sentenció López. Sobre el abordaje judicial del caso de Marco, Marcela aseguró que fue “un mamarracho” y aseguró: “Nos quieren engañar haciendo un trámite administrativo, así creen que se resolvió”. Al respecto, puntualizó que a 15 años, aún transcurren la causa civil, “para que la sociedad vea cómo la justicia arrastra de por vida, mientras que el homicida vende sus bienes. No respondió por nada”, reclamó la manifestante.

“Nosotros no nos quedamos con el dolor, sino que salimos a buscar un bien común. Buscamos que desde el momento en que llegue la víctima tenga una atención humanizada. A nosotros nos pasó que estuvimos con vidrios en los dientes y bolsillos y nadie se acercó, hasta al lado del cajón estuvimos con Raúl - Córdoba- en ese estado; en ese entonces nadie te veía, nadie le interesaba nada”, recordó López, y valoró en este sentido el acompañamiento de las organizaciones como Estrellas Amarillas, la cual logró que las pintadas que hace el espacio en los lugares donde hubo fallecidos por siniestros, sean parte del examen de conducir.

Marcela López. Foto: Omar "Michi" Barrios
Marcela López

“Hasta el último día que estemos en vida vamos a pedir justicia. Voy al cementerio y le pongo una flor, pero mi hijo tendría que estar estudiando. Un niño salteño de diez años, un Día del Niño salió a festejar y no volvió a su casa, y la justicia escupió a un asesino al volante que hoy se ríe de todo”, sentenció la madre de Marco.

Verónica Cardozo, mamá de Eduardo Rojas, también se hizo presente. Su hijo fue asesinado el 4 de julio del 2000 cuando salía del colegio 2 de Abril. “Pasaron 22 años y no tengo justicia, mi hijo estaba estudiando y un grupo de malvivientes le quitó la vida por la espalda”, recordó la mamá. “Hoy Antonio Jose Paz está prófugo con rebeldía, y Luis Miguel Ángel Delgado y Carlos Ferreyra, deben contestar a la justicia e ir al banquillo. No se cuando se van a terminar los privilegios para estos sinvergüenzas”, reclamó Cardozo.

“No voy a bajar los brazos hasta que haya justicia. Tuve muchas amenazas en esta marcha, me decían que no venga, que no hable con la prensa. Me amenazaron por celular, que no haga escrache social, que va a haber otra víctima y que tienen el chumbo para mí”, denunció la madre de Eduardo. “Yo no vivo bien, no tengo paz, no estoy tranquila. Me pregunto qué va a pasar con mis hijos, qué va a ser de mi. Quiero que la justicia termine el caso”, sentenció la señora. 

WhatsApp Image 2022-08-13 at 2.10.11 PM
Verónica Cardozo

Te puede interesar

Las noticias más importantes del día