La Municipalidad solamente tiene cuatro decibelímetros

Luego de que los concejales aprobaran durante la última sesión el Código de Protección Acústica, el presidente del bloque del PRO, José Gauffín, aseguró la Municipalidad cuenta tan solo con cuatro decibelímetros para medir la presión acústica en boliches y locales gastronómicos, caños de escapes de motocicletas y espectáculos al aire libre.
IMG-20220705-WA0032

El edil José Gauffín aseguró en el programa De Buena Fuente que el planteo fue en definitiva que esta ordenanza se pueda cumplir. "En la reunión les dije que había que tener esmero en la implementación, hay que comprometerse con la búsqueda del poder convivir".

En tal sentido dijo que hay que detectar si existe una demanda efectiva de sonido en la gastronomía y en caso negativo suspenderlo, también advirtió que hay que prohibir los altos parlantes en las veredas y controlar la contaminación sonora que producen las motocicletas. "Nosotros tenemos un convenio con la Vial, que en sus puestos controlan la titularidad de las motos y los cascos y simplemente deberían darles aparatos para que midan los decibeles de los caños de escape y se acabó el problema", destacó el vicepresidente del Concejo Deliberante.

Pese a la ordenzanza la Municipalidad no cuenta con la estructura suficiente para afrontar tantos controles porque sólo cuenta con cuatro aparatos de medición de decibelímetros.

"En esto hay que buscar una ciudad que sea amigable desde el punto de vista sonoro y para eso hay que hacer una inversión, si uno cree que con cuatro decibelímetros vamos a controlar evidentemente estamos equivocados. Actualmente si los están usando según el ingeniero que tiene a cargo este control pero creo que el municipio se tiene que comprometer con una ciudad más amistosa desde el punto de vista sonoro, las motos, los parlantes en las veredas", dijo y agregó que como el salteño es 'hijo del rigor', a los infractores se les realizará una multa, "no es recaudar sino que con una multa por incumplimiento podamos todos entender que el otro puede sufrir el sonido que emitimos".

La ordenanza está sancionada y aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante y girada al Ejecutivo quien debe promulgarla. Esto se puede dar de dos formas o automáticamente vencido un plazo o por un decreto del Poder Ejecutivo "yo creo que por los tiempos se va a terminar de promulgar automáticamente por los tiempos vencidos", concluyó.

Te puede interesar