"La Municipalidad no tiene capacidad para controlar la noche de Salta"

Durante la última Sesión Ordinaria del Concejo Deliberante los ediles aprobaron el Código de Protección Acústica, que tiene por fin prevenir, corregir y controlar la contaminación acústica, en ese marco el vicepresidente José Gauffín indicó que la Municipalidad no tiene capacidad para controlar el volumen de la música en la noche salteña.
IMG-20220705-WA0017

El concejal Gauffín explicó que la ordenanza de protección auditiva está fundada en el reclamo de muchos vecinos que sufren la contaminación sonora, "los fines de semana es un suplicio y lo padecen desde febrero. Esto no es una ordenanza que esté en contra de nadie", dijo y agregó que hay una enorme indisciplina y falta de consideración por parte de quienes buscan divertirse con la música alta, "sin darse cuenta que no dejan a otros descansar o vivir simplemente".

El edil advirtió que se llevó a cabo un Plenario junto a los propietarios que se dedican a la actividad, con los vecinos que venían realizando ese reclamo, técnicos, el secretario de Medio Ambiente y el equipo de Control Ambiental, que son quienes efectúan los controles habitualmente y los fines de semana.

"Ellos estaban de acuerdo con el artículo que establece que se tiene que hacer un registro del nivel sonoro durante todo un evento en el caso que haga falta, porque aveces van subiendo el volumen.El reclamo siempre es el mismo viene el inspector bajan el volumen y luego se va y lo suben de nuevo, esto sucede dos o tres veces en la noche", agregó.

El vicepresidente del Concejo Deliberante dijo que la ordenanza está establecida en función de una sugerencia de la Organización Mundial de la Salud donde se establece que ante una exposición permanente por encima de los 70 decibeles producen problemas de salud en las personas y solamente en aspectos fisiológicos sino psicológicos también. "Esto para quienes padecen el ruido, hay quienes disfrutan el sonido y no se dan cuenta y piensan que es sonido, pero para quienes es ruido les genera un enorme problema", insistió el edil.

Respecto a la sonoridad hacia afuera de los locales bailables, boliches o gastronómicos que ponen música alta Gauffín sostuvo que, "ayer les explicaba a la gente de Comerciantes Unidos, gastronómicos y bolicheros que cada actividad tiene su particularidad. El comercio que pone el boliche en la vereda y que hacen una competencia con el volumen cada vez más alto para captar clientes, eso no se puede tolerar; el gastronómico que solo tiene la actividad de gastronomía pero que tiene volúmenes altos muchas veces y la gente se queja porque ni siquiera se puede hablar y no puede por la música. No hay demanda de volumen alto y sin embargo están acostumbrados a ponerlo así. Los gastronómicos que tienen eventos y  acá empezó el problema porque esos gastronómicos tienen a la vuelta residencias y esto no quiere decir que porque estén habilitados puedan poner el volumen a todo trapo", detalló el concejal.

Finalmente reconoció que "hay una falta de presencia permanente de la Municipalidad en lo que tiene que ver con las habilitaciones, es decir que muchos de estos locales funcionan sin las habitaciones y no hay claridad en las habilitaciones comerciales.Evidentemente la municipalidad tiene una capacidad muy limitada para controlar en la noche, esto es claro", finalizó.

Te puede interesar