HPMI: Falleció su bebé, le entregaron otro cuerpo y se dieron cuenta cuando ya lo cremaron

SALTA 09 de mayo de 2022 Por El Expreso de Salta
El terrible hecho se dio a conocer este fin de semana, cuando Sebastián Cirigliano fue a retirar el cuerpo de su beba fallecida, Abril Cirigliano Martinez, por supuesto neumotórax, a la morgue del Hospital Materno Público Infantil. La familia decidió cremar el cuerpo y al otro día, fueron notificados con que ese no era su bebé. Se trataba de Eugenio Martínez, hijo de Daniela Martínez. Cirigliano denunció mala praxis e interviene la fiscal Verónica Simesen de Bielke.
IMG-20220508-WA0054

Un terrible hecho conmociona a la sociedad salteña y sobre todo a las familias Cirigliano y Martínez, ya que el Hospital Público Materno Infantil les entregó los cuerpos de sus bebés recién fallecidos intercambiados. Se percataron cuando ya uno de ellos fue cremado.

"Todo estuvo mal desde el día uno. La hicieron esperar a la madre 26 horas hasta que nació la bebé. La dejaron tirada desde las 5 de la tarde y a mí recién me dejaron entrar horas después", comenzó contando Sebastián Cirigliano, el papá de Abril, la bebé fallecida, a El Expreso de Salta. "La llevaron a neonatología, en primer momento dijeron que era hipertension pulmonar, pero a medida que pasaban días, los médicos y enfermeros decían enfermedades y patologías distintas, no nos coincide el resultado final de que haya fallecido por un neumotórax pulmonar y no entiendo por qué le fueron sacaron cosas -máquinas, respirador, etc- porque fue como entregarla a la muerte", lamentó. Así estuvo durante 9 días la pequeña y de hecho, horas antes el médico aseguró que se encontraba estable y hasta la madre pudo corroborarlo, por lo que estaban tranquilos; es por esto que la familia cuestiona el parte médico "ya que no coincide".

"Fuimos a la morgue para reconocerla y la madre estaba tan shockeada y angustiada que quedamos que ella iba a esperar afuera. El morguero dijo que la eché, jugando con la salud de una persona y no tiene por qué meterse", contó Cirigliano. Sin saberlo, "nos dieron a otro bebe de apellido Martínez, y nuestra hija era nena y nos dieron un nene, con mismo apellido, peso, talla y misma hora de ingreso", sostuvo el padre.

En este sentido, se refirió a los tratos de la morgue sobre los cuerpos de los bebés fallecidos: "Sacan al bebé del freezer con 15 o 20 bolsas, amontonadas por más que estén amontonadas, no están ni separadas o uno al lado del otro, como si fuesen mercadería, están todos apilados. Abren y cierran los freezer con el pie, a patadas, un total destrato, desinterés y falta de respeto, todo delante de mis ojos. Si están los padres, deberían tener un poco de respeto". 

"El señor de la morgue abrió la bolsa con fuerza y decía "Martínez RN", recién nacido, no se destacaba el sexo, la pulsera, ni DNI o factor de grupo sanguíneo", criticó el padre.

"Con lo doloroso que era y en el estado de shock que yo estaba, le dije sinceramente no la reconozco, no estoy seguro, se lo dije varias veces", prosiguió en su terrible testimonio el padre. Asemas, advirtió que el bebé tenía un boda amarillo y blanco, cuando nunca advirtió que su beba tenga uno así. "Se me ocurrió pedirle que vaya a fijarse en el libro de actas de defunciones que coincida el número y si coincidía, pero porque me hizo firmar en el renglón de este varón, nunca corroboró los datos del DNI mío o de la madre", lamentó.

El bebé fue creado en el cementerio de la Divina Misericordia, nunca pensaron que  o era su hija, Abril Cirigliano Martínez, cuando se trataba de Eugenio Martínez. "Él nació y murió el 6 de mayo y mi hija nació el 27 de abril. Hay una diferencia", advirtió.

"Nos llamaron de la morgue, una persona con falta de tacto diciéndole a mi novia que nos habíamos llevado a otro bebé, un paquete o mercadería sin valor. Nos echó la culpa y yo lo mandé a donde tenía que mandarlo, porque ya era bastante traumatismo que no dábamos más abasto y a la media hora nos llamó la persona que nos atendió, me dijo 'nos mandamos un moco importante', como si yo tuviese la cpa, también dijo que yo había echado a mi novia, y dijo que él no confiaba en mí", contó con angustia y bronca Cirigliano.

Al volver a la morgue, se encontraron con la dura realidad, su hija seguía allí y el bebé que cremaron era hijo de Daniela Martínez, una madre de Chicoana. "Al ir de nuevo, tampoco pudimos entrar con mi novia, ingresaron mis familiares, y la identificaron, fue muy duro".

Sobre la otra familia, lamentó:"Ellos no tuvieron la posibilidad de cremarlo o enterrarlo ni de despedirse. Pobre, estaba ahí y se enteró que estaba hecho cenizas y nosotros lloramos el día anterior a nuestra hija la creaamos y nos enteramos que seguía en la morgue", afirmó. 

Actualmente, interviene Verónica Simesen de Bielke, fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, por denuncia de mala praxis y el cuerpo de la menor ya fue trasladado al Servicio de Tanatología Forense del CIF, donde cumplidos los protocolos sanitarios vigentes, se realizará la autopsia para determinar la causa del deceso.

Te puede interesar