El IMAC juega a dos puntas en Rosario

INTERIOR 12 de agosto de 2020
El reconocido instituto médico busca extender sus servicios hacia el sur de la provincia y para eso requiere del estado un amplio terreno en comodato. Pero lo máximo es que dos sectores políticos enfrentados lo apoyan. El que tiene coronita...
Rosario de la Frontera

La firma "Emprendimiento Adolfo Güemes S.A. - IMAC" sigue firme en el propósito de expansión de su actividad comercial privada con el imprescindible apoyo estatal. A los centros médicos de Salta Capital inaugurados con fuerte respaldo estatal durante el Gobierno de Urtubey, se le sumó una obra en Rosario de Lerma durante la intendencia de Ignacio Jarsún que se inauguró este año.
El objetivo 2020 es extenderse hacia Rosario de la Frontera, un lugar que consideran próspero para instalarse teniendo en cuenta el nivel adquisitivo de un sector importante de su población y además que no hay clínicas ni sanatorios privados a lo que se le suma que el Hospital Público Melchora Figueroa de Cornejo, no escapa a la mediocridad de todos los hospitales del interior provincial.
Por tal motivo, el Instituto Médico de Alta Complejidad, cuyo directorio es presidido por Luis Saavedra, puso la mira en la Ciudad Termal y para ello, tomó los recaudos para influenciar a los dos sectores políticos más importantes del Departamento. Este aspecto se puso de manifiesto en las Cámaras Legislativas. 
Fue así que el senador Javier Mónico -integrante del equipo político del intendente Gustavo Solís-, presentó y logró la aprobación de una Declaración para que la Provincia le otorgue en comodato al IMAC un inmueble de 7000 metros cuadrados, para que esta firma construya allí su centro médico. Paralelamente, el diputado Gustavo Orozco, rival político de Solís y hombre cercano a Gustavo Sáenz, presentó un proyecto similar en Diputados citando la misma matrícula (8022).
Por encima de las disputas políticas pueblerinas, la firma avanza sin dejar pasar ninguna ventaja estatal como ya ocurrió en Salta Capital y en Rosario de Lerma, donde logró que el exintendente le ceda un inmueble y una exención impositiva por cincuenta años.

Te puede interesar