Cánepa y Leiva, si no hay sorpresas

POLITICA 17 de noviembre de 2017
La fusión PJ-PV también podría tener su correlato en el Concejo Deliberante, donde las reuniones políticas para sumar los votos a fines obtener la presidencia están a la orden del día.
Cánepa con Leiva

Por un lado, desde el sector que responde a Gustavo Sáenz apuestan a que Matías Cánepa sea nuevamente presidente del Cuerpo Legislativo, considerando que Un Cambio Para Salta es el bloque con más bancas, ya que obtuvo seis.

Adhiere a este sector el bloque del PRO, compuesto por dos concejales, lo que totalizan ocho votos.

Respetando el orden de la cantidad de ediles, Memoria y Movilización consiguió cuatro bancas, por lo que David Leiva sería el Vice-Presidente I si se respeta esa lógica, pero es sabida la amistad del bailantero con el Gobernador Urtubey, y a su vez la abierta disputa Provincia-Municipio que se profundizó en la última elección, por lo que la ingeniería para arrebatarle la presidencia al “saenzismo” ya está en marcha.

Es ahí donde entran a jugar los tres concejales del Frente Ciudadano Para la Victoria y la única banca del PJ, hoy en manos de Ernesto Alvarado, lo que haría un total de ocho votos a favor de una hipotética postulación de Leiva, que en ese caso empataría con la cantidad obtenida a favor de Cánepa.

Como es sabido, por reglamento, en la sesión de elección de autoridades el concejal que preside la misma es el de mayor edad, responsabilidad que recaerá en manos de Rosa Herrera, representante del PRO y por ende funcional a la gestión municipal, lo que significaría un voto menos en el recinto.

Ante esto, y conocida por adelantado la abstención de la única representante que quedó del Partido Obrero, Cristina Foffani, solo quedarán 19 concejales para votar por lo que se necesitarán diez adhesiones para obtener la presidencia.

Las cuatro voluntades a convencer serán las de los representantes de Salta Somos Todos, Nora Pusseto y Santiago Alurralde; y las de la Unión Cívica Radical, Raúl Córdoba y Sandra Vargas, lo que si se traduce políticamente significa negociar con Alfredo Olmedo y Miguel Nanni, respectivamente.

Más allá de lo que decida el titular del partido de la gorra amarilla, la pregunta sería: ¿se animará Nanni a evitar que Sáenz tenga un Presidente afín a su gestión, teniendo en cuenta que el mismo Intendente lo acusó de ser funcional a Juan Manuel Urtubey?

Vendrán días de arduas negociaciones rumbo a la sesión del domingo 3 de diciembre.

Te puede interesar