Primera operación pediátrica de reemplazo de esófago en el NOA

DE BUENA FUENTE 01 de agosto de 2019 Por
El cirujano Federico Mangione encabezó el equipo médico que operó a una nena de San Antonio de los Cobres que ingirió accidentalmente soda cáustica, lo que le generó gravísimos daños en el aparato digestivo.
67403274_2393939980887278_7682827599185182720_n

De visita en los estudios de FM Profesional (89.9), contó que “el año pasado se conoció la noticia de una nena que por accidente consumió soda cáustica en San Antonio de los Cobres, donde ni siquiera podía tragar agua”.

“La internamos, le pusimos una manguerita para que pueda alimentarse, y entre los cirujanos decimos que siempre es mejor el peor esófago que el peor intestino, porque la función es casi irreemplazable”, prosiguió, y allí admitió que “esta chiquita ni siquiera podía tragar agua, por eso nos pusimos al hombro esta situación para mejorarle la calidad de vida”.

Allí dijo que “me acompañó el Dr. Román Salim, que durante seis años hizo dilataciones de esófago, pero a fines del año pasado me dijo que ya no se podía hacer más esa técnica, y me planteó derivarla o hacernos cargo, y allí decidí estudiar a la paciente junto a los doctores Martos, Wayar, Solá, Díaz y Giaso, durante cuatro meses porque no había margen de error”.

“El Dr. Salvador hizo una reconstrucción de la lesión e hicimos una maqueta para hacer una simulación de la cirugía para saber dónde estábamos parados, y constatamos que el esófago estaba pegado a la traquea y a la aorta, y era una sola cosa cicatrizada, así que decidí llamar a un amigo del Hospital Italiano para que me dé una mano y no tuvo ningún problema”, relató. 

Consustanciado con el relato, el Dr. Mangione contó que “el 15 de julio se realizó la operación durante 8 horas en la clínica Los Altos, donde abrimos el cuello y disecamos por vía laparoscópica el esófago, y logramos despegarlo de la traquea, y la cosa se complicó con la aorta, pero pudimos seguir adelante y utilizamos el intestino grueso, donde sacamos un parche para que llegue por debajo del esternón hasta la faringe”.

“El trabajo del anestesista fue importante, y logramos sacarla bien, a pesar del estrés con el que salimos de la operación, donde la paciente estuvo entubada dos o tres días por los terribles dolores, y allí intervinieron los terapistas de la clínica que se portaron de manera fenomenal”, reconoció. 

Ya visiblemente emocionado, agregó que “me tengo que sacar el sombrero con mi equipo de cirujanos, y la verdad que estoy muy feliz no por el ego personal, sino por la cara de felicidad de esta criatura que ya está en su casa por eso me cansé de ir a San Antonio de los Cobres para ver cómo está, porque no tiene los medios para venir”.

Con una admirable sensibilidad social y conmovido por la situación que le tocó vivir, el Dr. Federico Mangione se animó a ir por más: “la mamá está haciendo un expediente en el IPV para conseguir una casita, por lo que necesito que le den una mano a esta nena porque ya es una paciente mía de por vida por lo compleja que fue la operación”.

“Ella ya está tomando agua y sopa, y comió un pedacito de pan dulce el otro día, y a pesar de alguna que otra atragantada, es cuestión de tiempo para que el nuevo órgano se adapte, pero ara todos es un logro la sonrisa de esa nena”, insistió. 

Casi sin pausas entre sus palabras por lo que genera hablar de su paciente, aclaró que "está con una disfonía por la operación, pero hay que esperar para que recupere la voz y tengo la esperanza de que la va a recuperar por completo, pero todos estamos encima de ella y la mamá nos manda mensajes constantemente, y ahora están viviendo en casa de un familiar un poco más cerca, en Campo Quijano”.

“Ella se llama Yamira Quipildor, y me dice que soy su segundo papá, y la verdad que me desespero por eso nos pusimos de acuerdo para que esté bien y conseguirle los cd’s de su grupo favorito”, contó entre lágrimas, al tiempo que afirmó que “es un logro para Salta y para la parte pediátrica, y me gustaría implementarlo en el sistema público”.

Te puede interesar