"El cura Rosa no debería estar en libertad, ni vivo, con todo lo que hizo"

DE BUENA FUENTE 05 de julio de 2019 Por
El verborrágico ex-titular del área de tránsito municipal, Gerardo "Bafle" Montaldi, es uno de los denunciantes en el Tribunal Eclesiástico por el caso del cura Carlos Aguilera, y celebró el comunicado del Arzobispado por el cual establece que la Iglesia se ajustará a la Justicia en los casos de abuso.
66120306_2374860532795223_5245593500208070656_n

“El comunicado del Arzobispado es un logro dentro del dolor, y sorprende porque Salta es una de las primeras diócesis que se pone en línea con el motus propio del Papa Francisco, que entró en vigencia hace un mes y chirolita, ya que el 28 de diciembre del 2018, en el Vaticano, el Papa dijo que no jodan más, y que deben arrepentirse y entregarse a la justicia de los hombres”, comenzó diciendo enérgico como de costumbre.

El primer caso que trajo a colación fue el del cura Rosa Torino, también implicado y condenado por casos de abuso: “cuando sale el primer tema del cura Rosas, me puse a defenderlo a ultranza con la vehemencia que me caracteriza, pero luego, llegó a mi casa un paquete con datos con una cantidad de atrocidades que pude constatar a los dos días, por eso hoy digo que Rosa no debería estar en libertad ni vivo, porque lo que hizo fue un escándalo”.

Luego, Montaldi contó que “después, me doy con lo del cura Aramayo, que fue denunciado en el Tribunal Eclesiástico, porque era gente del campo que no quería entrar en lío, y se presenta a declarar la madre de la víctima, que era una señorita de entre 16 y 18 años, y dijo que todo fue consentido porque lo quería, y allí lo suspendieron por dos años, y lo pusieron como profesor del seminario en Jujuy”.

“Hay que leer lo que presentó Cargnello ayer, porque significa no tapar más ni un caso y ahora tienen la obligación de denunciar en la justicia penal, así que a partir de ahora, nunca más van a poder tapar ni los obispos ni nadie, y cuando alguien toma conocimiento de que hay un menor involucrado, se puede ir a la fiscalía a denunciar para que la justicia investigue”, aseveró.

Allí, agregó que “el antecedente que se puede citar está en Mar del Plata, donde Monseñor Gabriel Mestre, que llegó a la Iglesia y se topó con un escándalo similar a este, y mientras trabajaba el Tribunal Eclesiástico, ya se avanzó de manera similar, pero hace dos años”.

“Muchas cosas se van a destapar cuando termine la feria, porque ya el Dr. Villalba Ovejero dijo que va a luchar para que estas calañas estén en Villa Las Rosas, porque Rosa Torino dice que tiene domiciliaria, pero hay fotos que muestran que fue a comer asado a Valle Escondido, y Aguilera no está libre de culpa y cargo, porque sigue la acción penal y ahora se va a dilucidar, aparte de que este cura sigue suspendido y no puede dar misa ni en un cuarto oscuro a dos personas”, finalizó.

Te puede interesar