"El trauma de un abuso infantil es comparable al de haber ido a una guerra"

DE BUENA FUENTE 13 de junio de 2019 Por
Silvia Piceda es representante del grupo “Adultos por los Derechos de la Infancia”, y visitó De Buena Fuente en los estudios de FM Atlántida (93.5), donde se refirió a su experiencia de vida y el trabajo de contención que realizan con víctimas de abuso sexual infantil.
64244952_2358255434455733_8485105899277385728_n

Con gran entereza, comenzó contando que “yo fui abusada entre los 9 y 11 años, y en ese momento se lo dije mis papás, pero no hicieron nada, donde en mi caso era un tío que me abusaba cuando íbamos a comer asado los fines de semana, y después también me abusó un amigo de trabajo de mi papá, algo que también conté, pero tampoco hicieron nada”.

“Cuando les conté mi mamá lloraba, pero mi papá no hizo nada, y recuerdo que era una persona violenta y patriarcal, por lo que pensé que iba a hacer justicia por mano propia, pero no hizo nada”, recordó, y opinó que “a partir de que uno se asume como víctima y reconoce el dolor de niño, puede salir a ayudar a través de su testimonio”.

Con un testimonio a flor de piel, agregó que “esto llena de tantas confusiones al niño, que a veces pasan años para que la persona reconozca que fue abusada y que no se trataba de muestras de acercamiento o cariño, por eso la víctima necesita reparación, tiempo y justicia, porque carga con la culpa y la vergüenza, y hay que aclarar que el 85% o 90% de los abusos que se dan en la infancia son en el entorno íntimo del niño, y en un 50% de los casos es incestuoso”.

Asimismo, afirmó que “la Unión Europea habla de que el 20% de la población de hasta 18 años sufrieron abuso, por eso estamos a favor de la implementación de la Ley de Educación Sexual porque nos parece que es hacer hincapié en que nadie cambia de sexualidad por recibir información, ya que hay estadísticas que indican que recibir información sobre sexualidad, retrasa la iniciación de los chicos y no la adelanta como muchos piensan".

Por otro lado, se refirió al caso del cura Carlos Aguilera, acusado justamente de abuso infantil: “hoy dejan libre a un cura porque prescribió supuestamente el delito, pero cuidado porque estas personas siguen abusando, y hay que decir que en los delitos de abuso sexual en la infancia, por ley, la prescripción recién comienza a regir a partir de que se realiza la denuncia”.

“Estos agresores, mientras no se los tenga controlados, vuelven a abusar, por eso como sociedad, nos tenemos que encargar que no tengan más contacto con niños ni personas vulnerables, porque cuando alguien habló, siempre hay que creerle”, enfatizó y cerró diciendo que “nuestros sufrimientos de infancia tienen que servir para cambiar la historia, porque es algo que nos sana, ya que a pesar de que tenemos dolores, angustias, tenemos mucha capacidad de amar y ser amados, y con nuestras historias podemos criar a los niños de hoy”.

 

Te puede interesar