Continuará detenido el policía que se filmó abusando de una menor

JUDICIALES 31 de mayo de 2019
Está preso desde el 18 de mayo, cuando la madre de una menor de 16 años lo denunció tras conocer, mediante un video subido a las redes sociales, que el agente había abusado de su hija. El fiscal penal, Gonzalo Gómez Amado, planteó la preventiva en base al riesgo de fuga, entorpecimiento procesal y la firme expectativa de que el acusado sea pasible de una condena efectiva.
Poli-detenido-A

El planteo de la fiscalía de Joaquín V. González fue resuelto de manera favorable por el Juzgado de Garantías interviniente, el que confirmó la prisión preventiva del agente José Matías Paz, quien fue detenido el 18 de mayo pasado a pedido del fiscal Gómez Amado en torno a una investigación penal que lleva adelante tras la denuncia de la madre de una menor de 16 años.

En la denuncia, la mujer indicó que todo surgió cuando un video íntimo, en el que aparece el policía con su hija se viralizó por las redes sociales y llegó a conocimiento de otros familiares, quienes la alertaron sobre lo sucedido. A partir de ello, y bajo directivas del fiscal penal, la delegación de El Quebrachal, inició las actuaciones penales correspondientes.

De las mismas, se pudo establecer que el hecho ocurrió después de una fiesta de Halloween, el 31 de octubre de 2018, la que se celebró en la localidad de El Quebrachal, y a la que asistió la víctima, una adolescente de 16 años, quien reveló que durante los festejos ingirió bebidas alcohólicas, por lo que no estaba del todo consciente.

En esa celebración, la menor se encontró con el acusado, identificado como José Matías Paz, un agente de la Policía de la Provincia, con revista en la localidad de Joaquín V. González, a quien la adolescente conoció a través de las redes sociales y ambos acordaron un encuentro en dicha fiesta.

En su decreto de imputación, el fiscal Gómez Amado indicó que el policía se habría aprovechado del estado de ebriedad de la menor para cometer el abuso sexual, el cual quedó claramente evidenciado en el video que posteriormente se viralizó por las redes sociales. Por el hecho, el fiscal imputó al agente los delitos de “abuso sexual con acceso carnal y corrupción de menores”, por los cuales el Código Penal establece penas de hasta 15 años de prisión.

Planteo

Posteriormente, el fiscal solicitó la prisión preventiva del acusado en función de que “concurren elementos concretos de peligrosidad procesal, los cuales emergen del comportamiento evidenciado por el imputado, caracterizado por la violenciaponiendo en peligro la integridad física de la víctima menor de edad”. Para el fiscal esta situación “hace presumir un riesgo cierto” para la conclusión del proceso penal.

“Es importante puntualizar que procesalmente encontramos el fundamento de la medida en el peligro de fuga del imputado, por lo que deviene necesaria para asegurar el normal transcurrir de la investigación y la presencia del mismo hasta la culminación del proceso, impidiendo que se sustraiga a los requerimientos del proceso o evada sus consecuencias.”, agregó.

Por otra parte, indicó que restan aún tomar distintas diligencias pendientes, entre ellas declaración de la menor afectada. Al respecto, el fiscal entiende que el agente, en caso de estar en libertad, podría “ejercer influencia para impedir que declare”.

Por último, señaló que “teniendo en consideración que la pena esperada por el delito imputado puede resultar de ejecución efectiva y estando en juego la libertad ambulatoria es normal pensar que el imputado pueda sustraerse del proceso.”. Con estos argumentos, Gómez Amado fundó su pedido de prisión preventiva, el que fue avalado por el juzgado de garantías interviniente.

Te puede interesar