"Mi ex me inculpó porque tenía celos de otra mujer”

JUDICIALES 18 de diciembre de 2017 Por
El reconocido abogado negó todos los cargos en su contra, hasta dijo que algunos ingresos no los declaró a la AFIP, contó sobre sus operaciones y culpó a su ex esposa. El extenso juicio continuará en febrero.
20171211_124214

René Gómez declaró en el juicio que tiene por principal acusado al ex juez Federal de Orán, Raúl Reynoso, por el cobro de coimas para beneficiar a detenidos por narcotráfico. Gómez confirmó la relación de amistad con el ex magistrado pero negó todas las acusaciones que había vertido su ex pareja en la audiencia anterior y dijo que lo acusó por un problema de celos.

René Gómez no es un simple abogado letrado más del montón. Con sus 78 años, fue procurador general del ex gobernador Juan Carlos Romero y jefe de la Policía de la provincia; asimismo, fue fiscal y juez, ministro de Bienestar Social, e integró el Tribunal de Enjuiciamiento de Salta, entre otros cargos. Gómez supo tenerlo todo, desde auto lujosos hasta una familia perfecta. También, supo estar en “la lona” y resurgió como el ave fénix de sus cenizas. Los que lo conocen dicen que su perdición fue una mujer en particular, se trataría de la misma que ahora lo puso en el banquillo de los acusados.

“No era un don litigante…Soy un señor porque jamás pedí nada fuera de lo normal”, así se define René Gómez delante de los medios de prensa y destaca su experiencia en la justicia salteña. Según sus colegas, varios se ofrecieron para defenderlo en la causa en la que está imputado pero siempre desistió creyendo que todavía está lucido para enaltecer su voz en defensa propia.

Convencido de que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario, Gómez pidió permiso al tribunal federal para utilizar una ayuda memoria y responder a cada una de las acusaciones que pesan en su contra. Sucede que llegó a estar imputado porque su ex pareja testificó que él tenía fuertes lazos societarios con el ex juez federal Raúl Reynoso para beneficiar a narcotraficantes. Incluso, la mujer dijo ver como los narcos le dejaban dinero en su casa y después, el magistrado pasaba a retirar el botín. También, se puso en tela de juicio una finca que se habría obtenido a cambio del otorgamiento de una libertad.

Según el relato del imputado, la mujer mintió frente al Tribunal al afirmar que veía desde su habitación cómo Miguel Farfán (el narco al que defendía) dejaba el dinero, ya que aseguró que eso es imposible por cómo es el interior de la vivienda que compartían. Cabe recordar que en la audiencia anterior, la ex pareja de Gómez sostuvo que veía ingresar bolsas de dinero y a pocas horas llegaba Reynoso y desaparecían pero no pudo confirmar haberlo visto al ex juez, de manera directa.

Uno de los puntos discutidos en el juicio, fue la cantidad de dinero que supuestamente, le habría cobrado Gómez a Farfán para defenderlo en tamaña causa. Ante consultas de El Expreso, el imputado contó que es “un abogado caro” y que según el cliente establece el monto de sus honorarios. “A Farfán le cobré, al menos, 100.000 dólares por las causas Catán y la de Solá Torino”, dijo Gómez y luego afirmó que nunca declaró eso en AFIP al igual que en otras oportunidades.

Al principio de la investigación, tanto Gómez como Reynoso aseguraron que no eran amigos, que solo se conocían. Sin embargo, en su declaración, Gómez dejó en claro que la relación llegó a ser de mucho contacto y frecuencia. Contó que lo conoció cuando él era Procurador General de la Provincia y Reynoso defensor oficial, por lo que el ex juez quedó agradecido.

La relación se profundizó años después cuando comenzaron a jugar tenis con sus hijos y que ahí comenzaron a sucederse una serie de llamados telefónicos que también comprendían aspectos personales como atenciones médicas del hijo de Gómez a los hijos de Reynoso. Lo que no dijo es que hay 188 llamadas suscitadas en momentos clave de las detenciones y libertades de los narcos.

Además, el imputado marcó que también acostumbraba recibir en su casa a otros magistrados a quienes conoció a lo largo de su carrera. Así mencionó a los actuales jueces de la Corte provincial Guillermo Catalano y Abel Cornejo y a la jueza federal Marta Liliana Snopek, a quienes invitó a cenar y que no por ello tenía segundas intenciones. De todas formas, este tipo de reuniones le generaron discordia con su ex pareja a la que calificó tener celos constantes y que estos serían el motivo por el cual terminó acusándolo en la causa.

Respecto a la Finca Mollinedo, de 700 hectáreas, la cual había sido inscripta a nombre de la ex pareja de Gómez, se dijo que tenían que ver con una coima a cambio de la libertad del narco Pablo Vera. Pero Gómez afirmó ahora que la finca era suya, ya que Vera se la había entregado como pago de honorarios pero que la puso a nombre de su entonces pareja como obsequio para el hijo que tienen en común.

Gómez agregó que Vera le pagó con retraso porque ya habían pasado dos años de que había recuperado la libertad y que luego supo por un amigo especialista en tierras que esa finca no valía un millón de pesos (como le había dicho Vera), porque estaba bajo código amarillo por lo que no podía cultivarse nada y tampoco construir porque carecía de luz, agua y cloacas. Por ello quiso venderla y allí apareció Rosalía Aparicio, quien también está imputada en la causa.

La del lunes, fue la última audiencia del año, ya que la semana que viene no habrá actividad, el martes 26 el juez Casas tomará una declaración en Orán y luego vendrá la feria de enero. Las audiencias se retomarán el lunes 5 de febrero de 2018 a las 8.

Sebastián Alejandro Cardozo

Licenciado en Ciencias de la Comunicación.

Te puede interesar