Coloniaje, represión y otros vicios Pro

OPINIÓN 04 de diciembre de 2017
"Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir." José Saramago  
Maldonado

La semana pasada recordamos aquella fecha gloriosa, en la que Juan Manuel de Rosas repelió la invasión de los dos imperios más importantes del momento: Inglaterra y Francia. Rosas fue destrozado por la historia oficial, murió en el exilio, sus tierras fueron repartidas como botín de guerra y sus restos recién pudieron volver al país, 112 años después de su muerte. Su figura fue rescatada por el revisionismo histórico, y hoy este gobierno (que sigue ideológicamente la línea de quienes vencieron en Caseros) remplazó su imagen en los billetes de 20 pesos, por la de un guanaco. Totalmente en coincidencia con las políticas que aplican, si pensamos de cuantos modos está siendo avasallada nuestra soberanía desde que asumió este gobierno: Macri abandonó el reclamo de la soberanía por las Islas Malvinas, que a través de las vías diplomáticas venía desarrollando exitosamente el kirchnerismo, total a quién le importa el tema de la soberanía en un país tan grande como la Argentina (Macri dixit).

Existen también otras formas de pérdida de soberanía: a mediados de Mayo de 2016, el presidente argentino acordó con Barack Obama establecer bases militares en la Triple Frontera y en la ciudad de Ushuaia. Hoy, los ingleses han convertido a nuestras Malvinas en la zona "más militarizada del mundo", según el diario británico Daily Express. Esa es la política de los que se llaman defensores de la república y la única patria que reconocen es la patria financiera.

Hay más modos de resignar soberanía, y este gobierno parece ser afín a todos: por ejemplo, no cobrar retenciones a las megamineras extranjeras, (que se llevan recursos no renovables), precarizar el trabajo en nuestro país, cediendo los derechos de nuestros trabajadores ante las empresas extranjeras, para que vengan a usar nuestra mano de obra barata, como las maquiladoras en México.

“Basta, Basta, Basta de Industrias, vamos hacia un modelo agroexportador y de servicios… El modelo de país, para Macri es India”, sostuvo la vicepresidenta el años pasado, haciendo gala de otro de los modos en que resignamos soberanía, siendo dependientes de las industrias foráneas y privilegiando un modelo retrógrado que sólo favorece a los mismos de siempre, la oligarquía ganadera, la misma que hace más de 80 años nos condenó, a lo que Arturo Jauretche llamó acertadamente el Pacto del coloniaje, el famoso Roca-Rucinman.

 “...No podría decirse que la Argentina se haya convertido en un dominio británico, porque Inglaterra no se toma la libertad de imponer a sus dominios semejantes humillaciones..."

(Lisandro de la Torre, en ocasión de tratarse la aprobación del pacto en el Congreso) El debate terminó con un asesinato, el del Senador Enzo Bordabehere, quien se interpuso ante la bala que iba dirigida a Lisandro de La Torre. La oligarquía es implacable y certera cuando se trata de defender sus intereses, el pacto fue finalmente aprobado. La única que se benefició con él (logró un aumento de 6 centavos por libra de carne) fue la clase ganadera y por salvar sus intereses se entregó al país en bandeja.

Hoy, el gobierno parece decidido a no escatimar sangre argentina para defender el latifundio del empresario extranjero Luciano Benetton. La represión en las tierras del italiano ya se cobró 2 vidas, la de Santiago Maldonado y la de Rafael Nahuel (asesinado por la espalda con una bala de plomo, en lo que fue una cacería, y no un enfrentamiento como nos miente la versión oficial)

"¿Cuántos años estuvo ocupado ilegalmente el predio de la Sociedad Rural? y nunca vimos a gendarmes sacar a patadas a nadie del pabellón Martínez de Hoz" (María del Carmen Verdú , de CORREPI) Pero las fuerzas de seguridad sí irrumpieron el día Jueves, a las 4:30 de la mañana en la comunidad mapuche e iniciaron un desalojo, en el que detuvieron a 5 mujeres con sus hijos de 1, 2, 3 y 10 años, los que estuvieron precintados e incomunicados el fin de semana, en la dependencia policial.

Ante estos atropellos, los medios tranquilizan las conciencias con sus falacias, agitando la teoría del enemigo interno “Había armas de grueso calibre”, sostuvo Bullrich. El médico que subió a la montaña el sábado, acompañado por el juez, el fiscal y el obispo, dejó en claro que "los heridos y el muerto están de un sólo lado. Hubo balas de un sólo lugar". La ministra describió la represión como una forma de “cuidar a los argentinos que viven en el sur”.  Me pregunto si se refiere a los privados que se apropian de tierras, clausuran accesos, avanzan en explotaciones ilegales y desoyen los mandatos del Poder Judicial, como Joseph Lewis. También me pregunto... ¿quién nos cuidará de los cuidados de Gendarmería?

El diputado nacional Alfredo Olmedo no ahorró expresiones sobre el joven asesinado, y lo llamó “terrorista”, en otra oportunidad instó a los mapuches a "probar con trabajar", claro, ellos no "pudieron probar", cómo la familia del diputado pudo recibir la concesión de 230 mil hectáreas de tierras fiscales (las que explotan desde hace 19 años, sin pagar los cánones establecidos, y cuya deuda fue recientemente condonada, a cambio de la devolución de una parte de las tierras).  

Mientras escribo esta columna, leo que en Córdoba, luego de la marcha en apoyo al pueblo mapuche, la policía esperó la desconcentración, para cazar de a uno, a ocho manifestantes.

Hoy es peligroso estar en la vereda opuesta al gobierno, protestar o manifestarse, puede tener un precio muy alto, desde represión y encarcelamiento, hasta la muerte. Es primordial tomar conciencia, como ciudadanos, que esto atenta contra muchos principios que sustentan nuestra vida en democracia. No vale mirar para otro lado, ni mucho menos mascullar entre dientes el consabido "por algo será" haciéndose el desentendido, todos tenemos el deber de denunciar estos hechos y de pronunciar un NO fuerte y claro.

En el comunicado oficial, alertaron sobre el retorno de “la violencia armada” y ya reflotan el viejo fantasma para justificar las acciones que están cometiendo, que denotan un claro abandono del estado del derecho.

"La forma más artera del cretinismo argentino está reservada a la manera de mirar nuestra propia historia, en la persistencia de creer que ésta comienza cada vez de cero... Ahora este cretinismo se manifiesta en que una mayoría abrumadora de la clase política y los formadores de opinión (periodistas, intelectuales, artistas) sigue aceptando el discurso militar sobre la subversión... no se oyen voces que intenten hacer el distingo entre subversión (tal y como lo entienden los militares, es decir todo lo que se oponga a sus reglas y designios) y terrorismo". (Carlos Gabetta, Todos somos subversivos)

Te puede interesar