EL PACTO FISCAL INGRESO A DIPUTADOS Y SE VIENE UN DEBATE CALIENTE

POLITICA 04 de diciembre de 2017
En la cuenta del otario… El proyecto del pacto fiscal ingresó a la Legislatura y confirma que el gobierno nacional busca ajustar en las provincias y municipios para corregir sus desfases financieros. Pero, Macri es el que manda. Urtubey y Sáenz seguirán con el diálogo para afrontar lo que se viene.
Urtubey con Sáenz - Yarade - Outes y López Arias (3)

El pacto fiscal que el presidente Mauricio Macri exige a las provincias y a los municipios, ya ingresó a la Cámara de Diputados. Propone congelamiento de cargos políticos y designaciones estatales, reducción del gasto público y la merma de impuestos y la desaparición de otros, con la promesa de mejorar la competitividad empresaria, que a su vez desembocará en atraer inversiones privadas, que generarán empleos genuinos.

Lo cierto es que Macri, cuya gestión adolece de un déficit del 6,8%, a caballo del poder que le dieron los votos el pasado 22 de octubre, impone al país las reglas de juego muy parecidas a las de los ’90, con el argumento de que el estado nacional no tiene fondos y “para ponerse a tono con lo que exigen los organismos internacionales”. Si bien es cierto, que la rebaja de impuestos como el de Ganancias, el de Sellos y otros, pueden ser una invitación para inversores, lo que no dice el proyecto es cómo la provincia y especialmente los municipios van a afrontar el ajuste de ingresos porque el pacto fiscal le reduce ingresos a la provincia y a las comunas.

Según un informe del estudio Argañaraz, publicado por el Diario Clarín, las deudas tomadas por Macri que le cuestan al país 25 mil pesos por segundos de interés. ¡Una locura!

Y para cubrir ese barril sin fondo, el presidente le trasladó la solución al resto del país, que muestra a 15 provincias con déficit, entre las que figura Salta. Igual, el pacto fiscal que reduce algunos impuestos progresivamente hacia el 2022, y elimina otros tildados de “distorsivos”, significarán un golpe en las cuentas de la provincia y también de los municipios.

Y el lector se preguntará, ¿por qué el gobernador firmó el pacto fiscal? No había otra opción. Macri fortalecido por el voto popular, impulsa las reformas fiscal, laboral y previsional, con las que dice cambiará al país, pese a que en todas les quita beneficios a la gente. De oponerse, Urtubey podría correr el mismo destino que Alicia Kirchner, aunque queda claro que el gobernador salteño para nada encaja con un perfil revolucionario, menos con la gestión de Macri, con la que, por el contrario, parece llevarse muy bien.

Salta con la presentación del proyecto del pacto fiscal, es una de las primeras en apurar soluciones y buscará compensación rápida en el gobierno nacional para hacer frente a las obligaciones de fin de año, por unos 2 mil cien millones de pesos, el aguinaldo, y la ayuda para algunos municipios.

Según el libreto macrista, el pacto fiscal procura “establecer un marco tributario homogéneo en todo el país, terminar con la anarquía tributaria en los diversos sectores del país, y avanzar en un proceso de unificación tributaria que brinde certeza, equidad, y seguridad jurídica a los inversores, sea cual fuere el lugar del país donde decidan instalar una empresa”. “Poner a las aduanas internas dentro del territorio nacional”.

El texto del proyecto, propone una reducción progresiva de las alícuotas tributarias para distintos sectores como la industria manufacturera, papelera, electricidad, gas y agua, construcción, etc, y mantiene la exención para el agro. Por ejemplo, el Impuesto a los Sellos irá disminuyendo hasta desaparecer dentro de cinco años.

La idea es que la industria pueda reinvertir el monto resultante del cálculo de sus tributos.

Además, el Gobierno destinará el 10% del Impuesto a las Actividades Económicas obtenido del sector hotelero, a IMPROTUR a efectos de promover de manera coordinada las acciones para el desarrollo y consolidación de la actividad. El comercio tendrá el mismo porcentaje del Impuesto a las Actividades Económicas, para fomentar la actividad y también para luchar contra la evasión y el comercio ilegal.

A partir de las reducciones que empezaron con los fondos nacionales, que se retacean cada vez más, es que el gobierno provincial y los municipios deben consensuar medidas para ir tapando los baches que provocarán las reducciones impositivas. Por eso, el diálogo entre el gobernador Urtubey y el intendente de la ciudad más importante de la provincia, Gustavo Sáenz y continuó hasta el martes, pese a la molestia que generó las elecciones de autoridades legislativas en donde el oficialismo decidió quedarse con todas las sillas de la mesa de conducción desconociendo el número de integrantes del Bloque Cambiemos País, que los ubica como la segunda minoría. Sin duda alguna que este tipo de acciones, no le hace bien al diálogo iniciado por el jefe de Gabinete, Fernando Yarade y el presidente de la Cooperadora Asistencial, Pablo Ismael Outes.

Tampoco suma que diputados como Julio Moreno busque tapar la responsabilidad de Macri como impulsor de las medidas neoliberales noventistas, hablando solo de la situación de la provincia. Menos que aparezcan alguno perdidosos oficialistas como Javier David a echar leña al fuego atacando a Sáenz, con tal de ganarse el beneplácito del gobernador que lo beneficie en alguna próxima elección.

Es decir, mientras Urtubey (que dicen que está cambiado desde que trabaja con el nuevo gabinete) Yarade, Sáenz y Outes, entre otros, buscan soluciones conjuntas, otros estén pensando en seguir peleando políticamente por sacar ventajas personales, sin fijarse en qué le pasará a la gente con las medidas que asoman en el nuevo esquema de país que plantea el PRO.

Si bien las cuentas públicas en Salta no venían bien, hay que decir la verdad: la reforma fiscal de Macri afecta gravemente las cuentas de la provincia y los municipios. Es cierto que luego de la gestión de Cristina, eran necesarias algunas correcciones en las políticas tributarias, pero apuntándole siempre al bolsillo de la gente, los jubilados, los trabajadores y los municipios es una política de claro tinte neoliberal, cuyos resultados aún son desconocidos.

 

Te puede interesar