Habló la mamá de un salteñito que juega en independiente: "Nos sentimos muy cuidados por el club"

DE BUENA FUENTE 05 de abril de 2018
Tomás Arapa tiene 12 años y desde el 30 de enero juega en las inferiores del club Independiente de Avellaneda. Su madre contó en De Buena Fuente con Marcela Jesús, cómo viven la experiencia de su hijo en dicha institución y cómo les cambió la vida.
29595486_2060540660893880_2526856808356174061_n

Tomás Arapa jugó siempre al fútbol y nunca imaginó que uno de los clubes más grandes de Argentina le abriría sus puertas para hacer una carrera.

Hoy Tomás tiene 12 años y desde el 30 de enero juega en las inferiores del Club Atlético Independiente después de quedar seleccionado en una prueba que se hizo en Salta organizada por el “cazatalentos” de futbolistas Sergio “Polo” Robles.

No era la primera vez que Tomás realizaba una prueba de este tipo, antes lo había hecho para Boca, pero no tuvo la posibilidad de quedar.

“Yo viajé con mi papá y me gustó más la pensión de Independiente, por eso decidí quedarme ahí y no ir a River”, recordó Tomás sobre el momento en que tuvo que decidir a qué club elegiría para entrenarse.

Por su parte, Valeria, la mamá, expresó su alegría de ver cómo su hijo se está desempeñando y más aún, porque lo ve contento y con ganas de seguir creciendo. Además, estos meses lejos de la familia, “lo hicieron más demostrativo y habla mucho más”.

“En la pensión somos como 50 chicos, donde por suerte estoy con chicos de mi edad”, contó Tomás y dijo que todo está muy bien organizado, “nos levantamos a las 6:30, desayunamos y entramos al colegio hasta las 14”.

Valeria destacó el sacrificio de ambas partes, por un lado el de la familia, que está compuesta por papá, mamá y un hermano menor que también está dando sus primeros pasos en el futbol en el club Camioneros, y de Tomás por otro, “porque se extraña y mucho”.

Respecto a las denuncias que se conocieron en las últimas semanas sobre posibles abusos dentro del club, Valeria dijo que está tranquila porque su hijo está bien y además agradeció al club por la contención psicológica permanente que realizan con cada uno de los chicos.

“Sé muy bien sobre lo que está pasando, pero gracias a Dios a mi hijo no le pasó nada”, aclaró Valeria, al tiempo que indicó que cuando se dieron a conocer los casos, siempre mantuvieron a los chicos alejados de todo lo que sucedía y en contacto permanente con la familia.

“Allá está constantemente con psicólogos, por eso solo tenemos palabras de agradecimiento con el club”, indicó Valeria.

Te puede interesar