Wall Street se prepara para transitar la mayor caída del PBI mundial desde 1930

Las firmas de inversión corrigieron los impactos económicos de la crisis del coronavirus. Hasta hace un año no se avizoraba una recesión. Hoy se espera que veamos la mayor caída del PBI mundial desde 1930.
fym250320-002f01_crop1585098441195.jpg_147459497

La mayor parte de los bancos de Wall Street están anunciando que la recesión global no solo es inevitable sino que el mundo ya esta en camino hacia ella. Los economistas de Goldman Sachs y Morgan Stanley afirmaron que el coronavirus ha desencadenado una recesión global. Lo mismo han dicho los analistas de Bank of América y JP Morgan. El debate, ahora, se centra en su probable longitud y profundidad. Desde la firma de inversión Schroders esperan una recesión severa en la primera mitad del año que hará que, incluso con un repunte en la segunda mitad, el 2020 sea el peor año de actividad desde la década de 1930.

Con el brote del coronavirus el cambio de expectativas económicas recientes ha sido extraordinario e histórico. Cuando a comienzo de año las probabilidades de ver una recesión eran bajas, hoy con la pandemia entre nosotros y con los países enviando a cuarentena a sus poblaciones, dichas probabilidad escalaron hasta la categoría de prácticamente inevitable. Esperan grandes caídas en los PBI de los países centrales y fuerte suba del desempleo. El cambio de expectativas tan rápido hizo que los precios de los activos financieros se desplomen a un ritmo sin precedentes.

Keith Wade, economista jefe y estratega de Schroders, explicó en una nota que el coronavirus está teniendo un efecto severo en la actividad económica mundial por lo que ahora espera ver que la economía mundial se contraiga este año un 3,5%, antes de recuperarse un 7,2% en 2021.

"El pronóstico incorpora una recesión severa en la primera mitad del año que, incluso con un repunte en la segunda mitad, significa que 2020 será el peor año de actividad desde la década de 1930. Aunque existe un apoyo considerable de los bancos centrales y los gobiernos, la recesión dramática refleja el efecto de cerrar grandes partes de la economía a medida que las autoridades intentan suprimir el virus", anticipó.

Dentro de sus argumentos más recientes, Wade remarca que ya se puede ver una indicación de las magnitudes en los últimos datos de China, donde se han visto caídas del 20% en las ventas minoristas y del 25% en la inversión de capital fijo durante el período en el que gran parte de la economía estaba bloqueada.

Otros bancos de inversión también plantean que una contracción económica mundial resulta inevitable. Los economistas del banco de inversión Morgan Stanley remarcaron en un informe que una recesión mundial es ahora su "escenario base", y se espera que el crecimiento caiga al 0,9% este año.

"Si bien la respuesta de la política proporcionará protección a la baja, el daño subyacente del impacto de Covid-19 y las condiciones financieras más estrictas generarán un impacto importante en la economía global", dijeron desde Morgan Stanley. Por su parte, Goldman Sachs predijo un debilitamiento del crecimiento al 1,25% y S&P Global espera que el crecimiento oscile entre 1% y 1,5%.

Desde JP Morgan no fueron más optimistas y afirmaron en un trabajo que una desaceleración económica es inevitable frente a la rápida expansión del coronavirus. Vale remarcar que, a medida que la situación del brote continuó empeorando en las últimas semanas, JP Morgan fue recortando su pronóstico para el PIB de EE.UU. y del mundo. "Se espera que COVID-19 atraviese a la economía global durante febrero, marzo y abril, generando contracciones del PBI en la mayoría de los países durante al menos uno de los dos trimestres", decía el informe firmado por un economista jefe de JP Morgan.

Como dato positivo surge que, por ahora, tanto Morgan Stanley como Goldman Sachs anticipan un repunte en la segunda mitad, pero advierten que el riesgo sigue siendo de un golpe económico significativo. Por su parte, JP Morgan espera que el brote de coronavirus se desvanezca para promover una recuperación de la actividad hasta mediados de 2020, seguida de una aceleración del crecimiento en la segunda mitad del año.

EE.UU. EN RECESIÓN

El desplome en la confianza del consumidor y de la inversión, junto con las restricciones de movilidad que está implementando la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacen que el nivel de actividad se retraiga a tal punto que genere que la mayor economía del mundo ya se encuentre en una fase recesiva.

Bank of América advirtió a los inversores que una recesión inducida por el coronavirus ya no es evitable, sino que ya está aquí entre nosotros. "Estamos declarando oficialmente que la economía ha caído en una recesión, uniéndose al resto del mundo. Es una caída profunda", escribió la economista de la firma Michelle Meyer en una nota. "Se perderán empleos, se destruirá la riqueza y se deprimirá la confianza", agregó. Además, proyectó que espera que la economía "colapse" en el segundo trimestre, disminuyendo en un 12%, y que el PBI para todo el año se contraerá un 0,8%. El banco consideró al mercado laboral como una forma de entender la "magnitud del shock económico" y, en ese sentido, espera que la tasa de desempleo casi se duplique, con aproximadamente 1 millón de empleos perdidos cada mes del segundo trimestre para llegar un total de 3,5 millones.

Fuente: El Cronista - Por  JULIÁN YOSOVITCH

Te puede interesar