Coronavirus: así vive España el "estado de alarma" decretado por el gobierno

INTERNACIONALES 17 de marzo de 2020
Mientras el gobierno de Pedro Sánchez analiza medidas paliativas para las empresas y comercios, los casos de enfermos por coronavirus no ceden. Madrid ha llegado a la cantidad de 2.940 contagiados y 133 fallecidos hasta el lunes. Y el gobierno ha establecido el "estado de alarma" que restringe la libre circulación de las personas, y va por una ley de abastecimiento para evitar los abusos y la histeria.
España en estado de alarma
(Video gentileza Susana Trincado, desde Zaragoza)
(Video, gentileza Susana Trincado, desde Zaragoza)

La imposición del "estado de alarma", una medida muy parecida al estado de sitio, prohíbe la circulación de las personas por las ciudades salvo que sea por razones laborales, de abastecimiento o de urgente necesidad, puesto que todas las actividades han sido suspendidas para evitar la multiplicación del contagio. Esta paralización de actividades, obviamente, está afectando a las empresas y a los comercios, por lo que el presidente Pedro Sánchez analiza la posibilidad de librar créditos por unos 20 mil millones de euros, para solventar la actividad de las empresas, que puedan abastecerse y cumplir con sus empleados.

En las escuelas, colegios y universidades se impone la enseñanza a través de internet para evitar el contacto entre las personas. Si bien la población empezó a acatar con rigor las medidas del gobierno, por otro lado se ha generado una especia de desesperación por abastecerse provocando incidentes en los centros de compra y supermercados, en algunos casos con acciones abusivas, lo que podría llevar al gobierno de la Moncloa a tomar medidas para evitar los abusos, como una ley de abastecimiento mientras dura la crisis.

Las familias deben pasar la mayor parte del día encerradas para no ser presas fáciles del COVID-19 y hay coincidencia en que si todos acatan el mismo comportamiento, rápidamente podrá volver todo a la normalidad, aunque algunos estudios indican que la crisis en España tan avanzada como está, demandaría entre 60 y 90 días, como mínimo, para que las calles vuelvan a ser pobladas como era hasta antes de esta pandemia. pero la mayoría acata porque ha mirado en el espejo, y con terror, a Italia que está sufriendo terribles consecuencias por no haber tomado en serio y a tiempo las prevenciones de contagio de este virus letal, el mayor que se conozca por mucho tiempo en el mundo. Y para pasarla lo mejor posible, las familias se las ingenian de mil y una formas para que el tiempo transcurra con ellos en sus hogares, desde donde observan el mayor reflejo de esta crisis: las calles desoladas días completos, aunque siempre con la esperanza que todo pasará rápido. Y como pasa tiempo, por ejemplo, ha ganado adhesión popular el paso de las patrullas de sanitarias en horas nocturnas, cuando todos, en un gesto de agradecimiento, salen a los balcones a aplaudir a los trabajadores de la salud pública que tratan de limpiar toda posibilidad de contagio  en las calles. Algo así como los italianos que se ponen a cantar de balcón a balcón, también para pasar el tiempo. Los españoles que estaban presos de una grieta sin cuartel, fomentada por la dirigencia política, pero con apoyo de muchos para uno y otro bandos, se han dado cuenta rápido y han recuperado esa disciplina aprendida por Europa por tantos años de guerras y malarias, que a este mal se lo vence, si todos se unen en un mismo sentido. En ese camino están.

Te puede interesar