#aborto / La cuestión es jurídica, no religiosa

OPINIÓN 08 de marzo de 2018 Por Fabio Miguel Núñez Najle
LA actualidad transcurre en debates álgidos sobre el aborto, en posiciones que rayan el fanatismo y que persiguen imponer posturas en pro y en contra. Ante esa situación, me permito éstas líneas para poner de resalto un timo que astutamente ponen en práctica las personas (sobre todo aquellas que ostentan un grado elevado de intransigencia) que se manifiestan a favor del aborto libre y voluntario.-
aborto-legal

            SOBRE ello digo que, como un ardid, los que emplazan la bandera del aborto libre, señalan que la oposición al mismo sólo se funda en razones religiosas y, justamente, en virtud de ello, desacreditan a la postura contraria.-

            SEÑALO que la estrategia que pongo de resalto tiene una doble consecuencia. La primera es que genera que la tesitura contraria al aborto, por basarse sólo en motivos religiosos (según ellos) carezca de sustento válido en un Estado que (como el nuestro) propugna la neutralidad en materia de creencias.-

            LA segunda de las consecuencias es que lleva a que se soslaye la verdadera razón que se opone al aborto libre y voluntario, y que viene dada por el hecho que, de acuerdo a la Constitución Nacional, se considera niño todo ser humano desde la concepción. Ello es así pues, al momento de ratificar la Convención sobre los Derechos del Niño, lo que se hizo mediante la Ley Nº 23.849; nuestro país hizo esa expresa declaración. Es decir, al conformar la Convención citada parte de lo que se conoce como el Bloque de Constitucionalidad, ninguna ley inferior puede desconocer el carácter de persona del nasciturus; desconocimiento (vedado) que se desprende necesariamente del aborto libre y voluntario.-

            DADO el carácter de niño de la persona por nacer, éste goza además de una especial protección, la que deriva de la Ley Nº 26.061 que establece en su artículo 3 que, en caso de conflicto entre los derechos e intereses de las niñas, niños y adolescentes frente a otros derechos e intereses igualmente legítimos, prevalecerán los primeros.-

            COMO se advierte entonces, y dada esta primera aproximación al tema, la oposición al aborto libre y voluntario es Jurídica, no religiosa.-

Te puede interesar