Fredy Llaya cargó contra su sucesor, Carlos Funes

INTERIOR 04 de enero de 2020 Por
El ex-intendente de Embarcación salió a responder las acusaciones de la nueva administración que daban cuenta de un municipio endeudado y vaciado: "no me voy a hacer cargo de la inoperancia que tienen”, arremetió.
multimedia.normal.800c3bd948b01d21.6c6c6179615f6e6f726d616c2e6a7067

En declaraciones a medios locales, el histórico dirigente del norte provincial contó que “apenas ganó la elección el Dr. Funes, lo llamé por teléfono para ponerme a disposición, y 15 días antes de la asunción vino su contadora y se reunió con mi contadora para interiorizarse sobre el movimiento contable del municipio, y después, lo volví a llamar al Dr. Funes para dar una vuelta y ver las obras en ejecución, donde también le mostramos el material acopiado para que las obras no se corten y haya una continuidad, algo que no sucedió lamentablemente”.

“Él habla de una deuda de 26 millones de pesos, y en realidad son 19, que no son de deuda, sino de cheques diferidos, que hacen al movimiento propio del municipio, que tiene un montón de actividades”, reconoció, al tiempo que señaló que “hay $6.200.000 que le dejamos, lo que hace que tenga 13 millones, y los cheques que tenían que entrar hasta el 31 sumaban 5.700.000, menos los 6.200.000, hace que quede un saldo a favor de 500.000, y todavía quedaba entrar la partida de coparticipación nacional, que tomando los números de noviembre, estamos hablando de 9 millones de pesos”. 

Luego, Llaya afirmó que “después hay 4 millones y medio de pesos que recibimos en noviembre por regalía, más otros cuatro millones y medio aproximadamente de ingresos propios del municipio, lo que hace una suma de casi 18 millones de pesos, de los cuales tiene $8.500.000 en sueldos, más 4 de millones de aguinaldo, lo que hace un total de 12, por lo que tranquilamente podría haberles dado un bono de fin de año de no menos de 2 mil pesos a los empleados, sumado a un bolsón navideño como hacíamos nosotros”.

“El municipio está recibiendo 23 millones casi todos los meses, y hay cheques diferidos que suman $6.900.000 para el mes de enero, por lo que quedan 17 para afrontar el resto de los gastos, mientras que los cheques diferidos de febrero suman $5.900.000, y ahí se termina ese ítem, o sea que el municipio está operativo, y ni siquiera deberían haber pedido plata a la provincia”, continuó. 

Por otro lado, en lo que se refiere a personal, el ex-jefe comunal contó que “hablamos de 236 empleados de planta, 54 contratados, 17 en el Concejo, 37 en tránsito, y 390 jornalizados, además de 88 de obras, que suman los 822 que él dicho, pero los jornalizados son ayudas sociales de $300 o de $500 que se les da a los pueblos indígenas y alrededores, que contribuía a la paz social de Embarcación”.

“Estamos a casi un mes de que asumieron y el único movimiento que se ve en el municipio es el barrido de la plaza, y yo no me voy a hacer cargo de la inoperancia que tienen, porque ojalá yo hubiera recibido el 10% de cómo le dejé el municipio al Dr. Funes, porque sin ser vanidoso, hoy somos la envidia de los municipios de la vuelta”, sentenció. 

Te puede interesar