Marcelo Nallar: “Soy un médico de trinchera, es mi lugar en el mundo”

DE BUENA FUENTE 27 de diciembre de 2019 Por Daniel Torres
El pasado viernes 20 de diciembre, el Hospital Dr. Arturo Oñativia estuvo de elecciones, donde con un 70% de los votos arrasó el actual gerente, Dr. Marcelo Nallar, quien mientras espera que el gobernador, Gustavo Sáenz, lo ratifique por cuarta vez en el cargo, recibió en su despacho a El Expreso de Salta.
876a0f1c-874e-4b1f-9418-c3968df053cf
-¿Por qué busca un nuevo período al frente del hospital?
-Cada cuatro años, el personal elige gerente general y de ahí sale una terna de la cual es el gobernador el que lo nombra. Cumplimos con ese mandato democrático y estamos a la espera de tal decisión. Ya son 12 años de trabajo y hemos podido concretar todos los objetivos propuestos inicialmente, pero nos quedaron en el tintero algunas metas que nos pusimos ya hace 10 años. 
-¿Cuáles son esos objetivos pendientes?
-Entre ellos está la parte edilicia, donde en estos días va a salir publicado el llamado a licitación para la ejecución de un edificio que va a estar destinado a mantenimiento. Se trata de 19 millones de pesos que el hospital destina para que nuestro personal de mantenimiento, no profesionales, tenga su lugar digno para bañarse, comer y contar con ambiente climatizado para talleres. Allí se trabajará también en el armado de gasas y apósitos, con la idea de devolverles un poquito de todo lo que ellos nos dan, ya que son el estamento que menos cobra. Por otro lado, concretaremos el quirófano híbrido en los próximos dos o tres meses, y con eso terminamos los objetivos edilicios propuestos hace 10 años.
-¿Y en el tema recurso humano, qué quedó pendiente?
-Lo que hemos construido en ladrillos, queremos construirlo en relaciones humanas dentro del hospital, ya que nos ha costado mucho encontrar posiciones que entiendan cómo es la forma de trabajo y cómo es el modelo de gestión que hemos elegido. Este modelo europeo de gestión hospitalaria de comprobada eficacia tiene cero improvisaciones porque lo estudiamos, y es el que más se adapta a nuestra cultura y a nuestra gente. Por eso en los últimos tres años recibimos premios de gestión de calidad a nivel nacional y a nivel local. 
-¿En qué consiste este modelo de gestión?
-En hacer convenios con otros grupos de gente que están a cargo de los distintos programas del hospital y trazar objetivos comunes y específicos. Se busca una gestión dinámica que vaya corrigiendo los errores y sea capaz de trazar nuevos planes estratégicos. En las últimas elecciones no gané yo, sino que ganó el modelo, y si el gobernador decide que sigamos en el cargo el desafío será acentuar esta gestión. 
-¿Y cuál fue la clave para subsistir a la crisis económica que azotó al país en los últimos años?
-No hemos estado totalmente alejados de la crisis, porque sí la hemos sentido, pero tenemos varias fuentes de ingresos que van desde la cooperadora, a través de los bingos, y en la calidad nuestra de autogestión nos permite cobrarles a las obras sociales las prácticas que se realizan en al hospital. Además está lo que nos manda el gobierno que corresponde al presupuesto, aunque a veces no nos manden todo lo que está presupuestado. Para nosotros es fundamental recuperar costos de las obras sociales porque somos totalmente bondadosos a la hora de dar atención a los pacientes, pero somos estrictos a la hora de cobrar a las obras sociales. La obra social es una tercerización que hace el estado en la salud de la gente, y nosotros tenemos la obligación de recuperar costos por las prestaciones realizadas. Esto a veces a algunos les cuesta entender porque no les gusta el modelo de autogestión, pero todo depende de quién ejecuta el sistema. 
-¿Qué opina de los nuevos funcionarios en el área de salud pública?
-Bueno, yo estoy hace 30 años en el sistema público y conozco a todos, y en este caso son personas amigas. A Josefina Medrano la conozco muy bien y a Antonio De Los Ríos, que la está acompañando, también, porque hasta hace dos meses era el gerente de atención a las personas del hospital. Hay que darles tiempo porque están en una cartera muy grande, que no es fácil y que requiere de muchísimas responsabilidades. Vamos a apoyar desde donde nos toque estar.
-A usted se lo nombró en varias oportunidades como posible ministro de salud, ¿ese sería su desafío a futuro?
-Me han hecho ministro un montón de veces, pero mí lugar en el mundo es este. Yo soy médico de trinchera, ejerzo mi profesión, soy cirujano y todavía subo a operar en el hospital en numerosas oportunidades. Mientras siga acá, voy a estar feliz así que no tengo ningún otro tipo de ambición. 

Te puede interesar