"El Estado, en caso de liberar a Torrico, debería tomar precauciones”

DE BUENA FUENTE 29 de noviembre de 2019 Por
El Dr. Marcelo Arancibia sigue siendo el abogado querellante en la causa de las macabras muertes de los hermanitos Octavio y Melany Leguina, por la que Marcelo Torrico y Ariel Brandán fueron condenados a prisión perpetua, quienes a pesar de esta condena, podrían recuperar la libertad en el corto plazo.
c3536d3c-2d71-4c4f-a3ab-3bc52f93c4b4

En su visita a De Buena Fuente en los estudios de FM Profesional (89.9), el reconocido letrado recordó que “esto sucedió hace 20 años aproximadamente, donde 2 niños, Melanie y Octavio, desaparecieron cuando iban a la escuela, y Miguel Leguina, el padre de las criaturas, era pintor de mi casa, y hasta ahora lo sigue siendo, y llegó con esa novedad”.

En igual sentido, agregó que “la noticia se expandió y algunos subjetivaron la investigación, donde no faltó alguno que diga que todo estaba relacionado a la venta de estupefacientes, pero gracias a la investigación de la policía y del juez Rogelio Saravia, que estuvo a cargo de la causa, donde me constituí como querellante, decidí entrevistarme con él y le expliqué que me estaba jugando una partida porque mucha gente lo responsabilizaba a Miguel, y me dijo que, si se habría comprobado eso, ya estaría preso y me pidió que lo deje trabajar”.

En ese contexto, dijo recordar "cuando estaban buscando a los chicos, un día Miguel me llama diciendo que habían encontrado algo llegando a Quijano, donde hoy están enterrados, y me dijo que los encontraron tirados en un baldío en Villa Rebeca, cerca de una pollería, lo que fue una cosa espantosa y muy dolorosa, donde prácticamente estaban devorados por las alimañas y los perros, y es algo que uno se lleva de por vida en las retinas”.

“Allí comenzó la cacería de Torrico, y recuerdo haberle preguntado al policía que lo encontró, de apellido Puca, cómo había hecho, y me dijo que ya se le había escapado una vez, donde se sabía que había una amistad entre Torrico y Brandán, y este último era de muy bajo perfil, por eso dudé su responsabilidad en su momento, pero las pruebas después demostraron lo contrario ya que le dieron perpetua a los dos”, prosiguió. 

Luego, precisó que “Gendarmería Nacional trabajó de manera excelente porque vino un especialista en toxicología donde se determinó que los chicos fueron drogados, luego violados, y uno de ellos vio cómo le partían el cráneo al otro, y a pesar de que uno de ellos intentó desresponsabilizarse, ya las pruebas eran muy contundentes”.

Como para graficar la desinformación que habían generado algunos medios de comunicación, Marcelo Arancibia recordó una anécdota indignante: “cuando hicieron la misa después de encontrar a los chicos, un sacerdote, si es que así se le puede decir, dijo que él sentía que la presencia del asesino estaba dando vueltas por la atmósfera, y yo estaba al lado de Miguel Leguina, por eso tuve miedo ese día de que nos maten, por eso nos fuimos al fondo, y todo esto hizo que él no se pudiera despedir de sus hijos”.

“Él es un gran pintor y nunca más fue Miguel Leguina ‘el pintor’, porque mucha gente dejó de contratarlo ya que todavía muchos lo ven como el narcotraficante o el violador”, lamentó. 

En otro tramo de la entrevista, contó detalles como el siguiente: “los dos recibieron prisiones perpetuas y están en el servicio penitenciario, donde Brandán es de bajo perfil y no tiene la mediatización de Torrico, que en su momento se escapó un año antes de Navidad con total impunidad, y allí recuerdo que el comisario Paz en ese entonces me dijo que tenga cuidado porque escuchó que cuando lo estaban trasladando desde Buenos Aires, donde lo habían encontrado, lanzó una amenaza hacia mi persona”.

“No necesito que me pongan un agente ni custodio, porque el único que me custodia es Dios, además de que no soy asustadizo, pero quiero contar que un día estaba esperando que salga un preso para atenderlo, y en eso se me acerca una persona y yo no sabía que era Torrico, y me dijo que él conmigo no tenía absolutamente nada, y tengo que reconocer que se me acercó de una manera muy educada”, relató. 

Ahondando en la posibilidad de que ambos condenados recuperen su libertad, convencido, Arancibia afirmó que "la sentencia es prisión perpetua y las opiniones rondan sobre hasta cuándo dura, y no me puedo meter en una cuestión que es resorte exclusivo de los jueces y los fiscales, aunque no me corrieron traslado como querellante, y creo que debo ser consultado por ser el representante de Miguel Leguina, a quien le dije que la ley es la ley, y que si los estudios y los exámenes establecen que la persona está recuperada, son los preceptos de misma”.

“Miguel fue ayer a mi casa y me pidió que le averigüe si estas personas pueden salir en libertad, y eso voy a hacer, y le dije que, si todo se ajusta a derecho, hay que respetar, ya que así como nos ha complacido que les den perpetua, si es que se cumplen todos los requisitos y tienen que salir en libertad, no voy a desobedecer esa decisión, pero el Estado, en caso de liberarlos, debería tomar todas las precauciones”, advirtió. 

Te puede interesar