Vertedero San Javier: la causa por contaminación pasó para la próxima gestión municipal

SALTA 25 de noviembre de 2019
La geomembrana que recubrirá el suelo de la cuarta trinchera del vertedero San Javier donde se depositarán varias toneladas diarias de basura de la ciudad, ya está en proceso de adquisición y una vez que se autorice su compra deberá ser instalada en 45 días. El informe fue brindado por las autoridades municipales durante la audiencia pública desarrollada en el Poder Judicial y se prevé que las obras se concreten con el nuevo gobierno municipal.
SanJavier

La audiencia fue convocada por el juez de la Sala Tres de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Marcelo Domínguez a cargo del trámite del amparo promovido por vecinos del vertedero muncipal y con trámite de proceso colectivo.

Los vecinos que expusieron en el desarrollo de la audiencia destacaron la necesidad que las nuevas autoridades municipales que asuman en diciembre próximo continúen con el trabajo, aspecto sobre el cual el juez recordó la continuidad jurídica del Estado.

En la actualidad y hasta que se habilite el nuevo módulo, los residuos son depositados en el módulo uno. Esto ocurre desde enero de 2016.

Los funcionarios municipales señalaron los estudios previos realizados para determinar las características de la geomembrana que deberá tener 1,5 milímetros de espesor suficientes para ser usada en el relleno sanitario.

En la audiencia se expusieron los resultados de un plan de monitoreo realizado sobre aguas subterráneas y superficiales. Según este estudio no habría derrames o emisiones desde el vertedero señalando la permeabilización natural del terreno y la proximidad del Parque Industrial y la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales.

Pero los vecinos se manifestaron contrarios a este informe citando los resultados de los estudios aportados por el CIF del Ministerio Público Fiscal en el amparo en trámite ante el mismo Tribunal e iniciado por vecinos afectados por la crecida del río Arenales. Dicho estudio señaló la existencia de metales pesados en el curso de agua.

El juez preguntó particularmente sobre la barrera forestal exterior que rodeará el cuarto módulo. Se informó sobre el particular que se plantaron cien árboles muchos de los cuales tuvieron que ser reemplazados en dos oportunidades luego de haber sido vandalizados.

Esto dio pie a que los vecinos señalaran que se los quiere responsabilizar por vandalizar los árboles pero los mismos no crecen por la contaminación del ambiente. También cuestionaron que el monitoreo ambiental exculpe a la empresa de la contaminación.

El juez Domínguez dio cinco días a las partes para formular las peticiones pertinentes posteriores a la audiencia y se incorporaron las presentaciones realizadas, entre ellas un pen drive con veinte minutos de grabaciones con un drone realizadas por un ciudadano.

Te puede interesar