Elecciones: Alberto Fernández busca revalidar su triunfo en las PASO y Mauricio Macri, forzar un balotaje

POLITICA 27 de octubre de 2019
Los argentinos definen este domingo si le dan al presidente Mauricio Macri una oportunidad más para pelear por su reelección en un balotaje previsto para el 24 de noviembre o si consagran este mismo domingo como nuevo presidente a Alberto Fernández​. La situación en que llegan a la elección general los dos provinciales contendientes es muy infrecuente.
alberto_fernandez_1.jpg_258117318

Desde las 8, 33.841.837 argentinos están habilitados para emitir su voto en 10.184 urnas distribuidas en más de 14.500 escuelas en el país. Para poder asumir el gobierno nacional a partir del 10 de diciembre, la fórmula presidencial que se imponga deberá obtener el 45% de los votos válidos o el 40%, con una diferencia mayor al 10% con el segundo. De no cumplir ese requisito, se realizará una segunda vuelta electoral el 24 de noviembre entre los dos más votados.

Por un lado, Macri es un presidente que llega golpeado a la decisión por la renovación de su mandato. Los resultados de las PASO, cuando obtuvo un 32,09% de los votos frente a los 47,66% que consiguió Fernández y un 8,23 % de Roberto Lavagna mostraron el descontento de una porción mayoritaria de la sociedad con la situación económica dejaron a Macri en un estado de debilidad que parecía imposible hace menos de dos años, cuando consiguió una victoria franca en su primera elección de renovación legislativa.

Tras el golpe de las PASO, Macri anunció algunas medidas para aliviar la situación de la clase media y de los más pobres, como la postergación de los aumentos de tarifas, un semicongelamiento del precio de los combustibles, la elevación del mínimo no imponible de Ganancias, la eliminación del IVA a una canasta de alimentos básicos y luego emprendió un recorrido por diferentes ciudades del país con actos que muchas veces se convirtieron en multitudinarios.

Por otro lado, Fernández, si bien es un veterano de la política y de la gestión estatal, es prácticamente un debutante en el rol de candidato. Tuvo sólo un lejano paso por la competencia electoral en alguna interna perdida en el peronismo porteño a fines del siglo pasado y luego fue elegido como legislador de la Ciudad en el 2000.

Esa suerte dio una vuelta en el aire cuando Cristina Kirchner anunció en un video que subió a las redes sociales el 18 de mayo la nominación de su ex jefe de Gabinete como postulante a la Presidencia de una alianza amplia que aún no se llamaba Frente de Todos.

Desde ese día, Fernández trabajó a cada hora para unir detrás de su candidatura a gobernadores, intendentes y sindicalistas peronistas y a los dirigentes del variado universo kirchnerista. Su victoria de las PASO terminó por cementar esa construcción y el corrimiento de Cristina de buena parte de la campaña consolidó su rol de candidato.

Macri, Fernández y Lavagna no son los únicos competidores para la presidencia. Nicolás del Caño, Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert también llegaron a esta instancia.

Como en cada elección presidencial, esta vez también se renovarán la mitad de los diputados nacionales (se eligen 130 bancas en las 24 provincias) y senadores nacionales en ocho provincias. En ese caso, el peronismo y Juntos Para Cambio competirán por darle forma al Congreso de los próximos dos años y determinar qué poder tendrá la fuerza a la que le toque ser oposición.

Fuente: Clarín

Te puede interesar