Noche negra para Central Norte

DEPORTES 05 de octubre de 2019 Por
El cuervo todavía no encuentra el rumbo en el Torneo Federal A, y está vez perdió en casa por dos a 1, ante Defensores de Pronunciamiento (DEPRO). El gol de Central lo convirtió Fabricio Reyes en el último minuto y calmó la bronca en las tribunas.
Ver galería WhatsApp Image 2019-10-05 at 00.37.58
1 / 3 - - Masticando bronca, se retiraron los jugadores de Central ante la inesperada derrota. (Javier Rueda)
Mucha era la ilusión de la gente azabache para volver a ver su equipo y que pueda lograr su primer triunfo en casa, pero se le hizo cuesta arriba al equipo de Ezequiel Medran.
Al comienzo del partido, el equipo cuervo era claro dominador. A los 8’, tuvo la posibilidad de convertir cuando tras una jugada de Piergiacomi con un centro desde el sector derecho, que Juan Rivas no pudo contener y la pelota se fue muy cerca del palo de arco del Depro.
Todo era buen juego para Central Norte. Pasado los 20', una jugada de Osvaldo Young deja a Hugo Bargas en posición de remate pero el balón se fue por arriba del travesaño.
Ante la primacía del cuervo, al equipo de Entre Ríos no le quedó otra que buscar por el contragolpe y descubrió que en la defensa Central Norte no era lo mismo que en el ataque. El equipo visitante insistió y mostró superioridad, pero que no alcanzaba para imaginar lo que se vendría en el segundo tiempo.
El equipo visitante salió más decidido a presionar, y a contraatacar, metodología que encontró su premio a los 2' cuando Mauro Siergieruk fue a buscar un centro de Valente que el arquero D’Angelo rechazó con los puños con tanta mala fortuna que la pelota rebotó en una pierna del atacante y se fue al fondo de la red.
Los nervios y las imprecisiones se apoderaron del equipo cuervo. No había reacción, salvo los gritos desde la platea y algunos sectores de las tribunas, que en vez de aliento eran de insultos. Así, la dominación del equipo entrerriano fue más clara, en tanto aumentaba la confusión y la desesperación en los locales. Y para peor, cuando el cuervo intentaba recuperarse, a los 33', otra vez de la mano de Siergieruk el equipo de Orcellet consiguió ampliar el marcador, aprovechándose el delantero de un terrible descuido de un defensor cuervo.
La confusión del cuervo no era porque el equipo se había entregado, sino que todo lo que hacía le salía mal o terminaban en las manos del arquero Correa: un centro desde la izquierda; un tiro débil de Martínez, después de haber dominado el balón en el borde del área chica. Y ese esfuerzo obtuvo su premio cuando Fabricio Reyes recibió en tres cuartos de cancha, solo y con la calidad que se le conoce la levantó ante la salida del arquero Correa y marcó para Central, para cambiar en festejo la bronca que habían acumulado los hinchas cuervos. El gol fue también para reconocer que el equipo cuervo tuvo una mala noche, aunque no peor de la que tuvo Medrán que además de la derrota se llevó la generalizada desaprobación del público.

Te puede interesar