Leavy y Miguel Isa y el compromiso de seguir juntos

SALTA 04 de octubre de 2019 Por
Sergio Leavy y Miguel Isa confirmaron la decisión de trabajar en unidad a partir del próximo domingo, sea cual fuere el resultado electoral en las candidaturas del Frente de Todos, en donde los dos se enfrentan por llegar a ser el próximo gobernador de Salta.

Tras el bochorno del acto del Delmi, del que participó el candidato presidencial Alberto Fernández, y en el que se ninguneó a Miguel Isa, en el Frente de Todos parecen haber recibido el mensaje y a horas del cierre electoral de las PASO, se ha remarcado fuertemente el mensaje de unidad. Quizás sea un compromiso sincero de ambos candidatos, sin embargo, Jorge Luis Borges dejó una frase que no por remanida en la política, deja de tener vigencia, aunque en este caso podría utilizarse tranquilamente, como interrogante: ¿Los une el amor o el espanto? Es que hasta el sábado pasado, la relación entre los dos si bien no había sido de enfrentamiento, tampoco había sido de afecto entre las partes. Pero, según como se prevé el resultado del domingo, cualquiera que se resulte ganador necesitará del otro para poder consolidar su triunfo en las primarias de noviembre. Salvo algunos matices (por ejemplo, la propuesta de Olmedo) esta votación se dará también en un contexto polarizado, especialmente por influencia de la política nacional, y que en Salta se traduce en el Frente de Todos, por un lado, y el frente Salta Tiene Futuro, de Gustavo Sáenz, antes identificado con Cambiemos y ahora tendiendo puentes con el kirchnerismo en su nueva versión ganadora con Alberto Fernández al frente, y con Mauricio Macri cada vez peor en la estimación de la gente pura y exclusivamente por su propia ineficacia de gestión.

Entonces, para diluir esa polarización, Sáenz ha sumado como vice de su fórmula a Oscar Antonio Marocco, amigo y copartidario de Alberto Fernández, en una decisión de urgencia tras el rotundo triunfo de este en las PASO nacionales del 11 de agosto. Sin embargo, Sáenz se ha ganado una estimación creciente en electorado que lo lleva a tener peso propio en estas elecciones, que sin embargo, no es suficiente como para asegurarse desde el domingo la gobernación para los próximos cuatro años. Y el reiterado apoyo del kirchnerismo nacional hacía el Oso Leavy, tampoco le significa un cheque en blanco para después del domingo. Como a Miguel Isa le alcanzan sus antecedentes de hombre de diálogo y militante de código, de palabra, para convertirse en ganador. O sea, que en las elecciones del domingo y mirando al futuro, el peso del perdedor llega a tener casi la misma importancia de cualquier ganador: se convierte en árbitro de las generales de noviembre. De allí, surge la importancia del compromiso entre Leavy e Isa, algo que debe preocupar a Gustavo Sáenz, porque él necesitará de un acuerdo parecido, aún en el supuesto caso que gane el domingo por goleada, y sobretodo teniendo en cuenta que para la próxima fecha, Alberto Fernández podría estar ya habitando en la residencia presidencial de Olivos.

Te puede interesar