Alberto Fernández y un acto que no fue de relleno

DE BUENA FUENTE 28 de septiembre de 2019 Por
Tras una nueva suspensión de la presentación del libro de Cristina en Salta, y con toda la logística ya desplegada para lo que prometía ser uno de los eventos políticos más trascendentales de los últimos tiempos, la cúpula del Partido de la Victoria local decidió apostar por reemplazar a la ex-presidenta por su compañero de fórmula, que más allá de algunas cuestiones puntuales, estuvo a la altura de las circunstancias.

Más allá de que la movilización no fue la que se esperaba en comparación a los actos que viene protagonizando Cristina Fernández de Kirchner en distintos puntos del país, la idea del sector que encabeza Sergio Leavy era replicar en Salta el abierto apoyo que  viene mostrando Alberto Fernández al ex-intendente de Tartagal, en su carrera por la gobernación.

Por eso, en su gran porcentaje, el estadio Delmi tuvo preponderancia de remeras y banderas identificadas con el "Oso", más allá de que las agrupaciones que apoyan al otro pre-candidato a gobernador del Frente de Todos, Miguel Isa, se hicieron sentir, y mucho.

Inicialmente, el acto estaba convocado para las 17:30, pero la espera se prolongó hasta pasadas las 19, lo que generó un clima sofocante en la calurosa tarde de sábado, algo que se vio traducido en las numerosas personas que tuvieron que ser atendidas por personal médico ante evidentes signos de descompensación. 

Recién a las 19, comenzaron a llegar certezas sobre el paradero del candidato a presidente del Frente de Todos, ya que por WhatsApp comenzaron a circular fotos de la recepción que le hizo Miguel Isa a Alberto Fernández en el aeropuerto provincial, lo que despertó algún que otro comentario como el que decía que "Miguel ya lo 'primereó' al 'Oso'".

Luego, media hora después, comenzaron a ingresar al centro del estadio la mayoría de los dirigentes locales que apoyan la fórmula F-F, lo que daba la clara señal de que el inicio del acto, al fin, ya era un hecho.

Tras esto, entraron en escena Alberto Fernández, acompañado el Gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y Sergio Leavy, acompañado de su esposa, Andrea Barbieri, con la premisa de llegar a la gente con un mensaje corto, pero contundente, dadas las largas horas de espera.

Por eso, el único pre-candidato a gobernador que estuvo en el escenario pidió enviarle fuerzas a Cristina Kirchner por la salud de su hija Florencia, además de que arengar a la tropa para ganar en toda la provincia y reventar las urnas el próximo 6 de octubre.

Después, tras una cerrada ovación de bienvenida, Fernández apostó de entrada a meterse en el bolsillo a los salteños con su mención al General Martín Miguel de Güemes y al Cuchi Leguizamón, lo que le sirvió de antesala para realizar una serie de abiertas embestidas contra el Gobierno Nacional.

"¡En estos cuatro años han sumergido en la pobreza a millones de argentinos, han dejado sin trabajo a cientos de  miles de argentinos y hemos visto cerrar miles de pymes en todas las latitudes de la Patria, y resulta que hoy el Presidente se da cuenta de que esto no puede pasar, cuando fue él mismo el que prometió y no cumplió!", acusó.

También se refirió al panorama en Salta, donde celebró que "el peronismo se haya unido para ponerse de pie, y me da mucha alegría de que el 'Oso' y Miguel estén acompañando con este gesto democrático  que debemos valorar todos, porque el peor pecado que podemos cometer es dividirnos para dejar que los que nos arruinaron la vida históricamente, vuelvan a llegar al poder".

Enérgico, y ya con un discurso "presidenciable", afirmó que "¡no me voy a quejar de la herencia que voy a recibir, porque la conozco y sé que voy a manejar una Argentina que gobernaron ladrones de guante blanco y le dieron a sus amigos empresarios los mejores negocios, los cuales tuvimos que pagarlos todos los argentinos!".

Ya para cerrar, Alberto Fernández transmitió "el beso más grande de Cristina a todos los salteños y salteñas", al tiempo que se despidió afirmando que el país "está comenzando un nuevo tiempo y estos son los últimos tiempos de decepción, porque sé que muchos creyeron en Macri y hoy se sienten estafados, pero esto ya no se trata de dividir a los argentinos, sino de que todos caminemos hacia el mismo lado para que la Argentina se ponga de pie, y vayamos hacia el horizonte de la justicia social, la educación y la salud pública, y del trabajo, por eso solo les pido que me ayuden porque al país lo vamos a construir entre todos!".

Te puede interesar