Escandaloso: desde la Iglesia quieren impedir que Macri participe del Milagro

SALTA 14 de septiembre de 2019 Por
El presidente Mauricio Macri avisó que vendrá a Salta para participar de la fiesta central del Milagro, el domingo, y el lunes se trasladará a Jujuy para inaugurar algunas obras de su gestión. El gobernador Urtubey dijo que será "una alegría para el pueblo salteño", pero el prebístero Raúl Méndez salió a pedirle que "más bien se ocupe de resolver los graves problemas en que embarcó el país" y que "no venga a empañar la fiesta de los salteños". ¿A quién defiende Méndez, a la fiesta del Milagro o a los dirigentes que quieren evitar aparecer en público con Macri? LA FOTO CUANDO ESTUVO VIDELA.
Ver galería Mauricio Macri
1 / 6 - - Mauricio Macri.
Nunca, como este año, la Fiesta en Honor al Señor y a la Virgen del Milagro se ha visto tan politizada. Pero no es por culpa de los políticos, sino que las mismas autoridades eclesiásticas abrieron las puertas a la política con la discusión de los pañuelos verdes y el relato de las dos vidas, que apareció en cada acto religioso. Pero, igual, sorprendió la rápida y fantasmal pegatina en la madrugada del viernes, de afiches amarillos de Macri junto al intendente Gustavo Sáenz, y con inmensas letras: “Sí, se puede”. Sin embargo la rápida limpieza de las paredes, (alguien dijo "si bachean las calles así como sacaron estos afiches, estaríamos salvados") volvió todo a la calma peregrina. Pero horas después lo que empezó como un rumor, con las horas, se fue confirmando: el presidente Macri participará de la procesión del Milagro. Y eso le puso los pelos de puntas a más de uno. La política ya estaba al ritmo de las peregrinaciones en medio de la fiesta. Y todo habría quedado ahí sino fuera por la sorpresiva aparición  del presbítero Raúl Méndez cuando salió a pedirle al presidente Macri que no venga a la mayor fiesta religiosa de la provincia. Es más, la calificó como una “visita inoportuna” y dijo también que en “estas circunstancias su presencia será una provocación, que provocará la lógica reacción”, según consigna diario El Tribuno. Y sin cuidado por la investidura presidencial, fue más allá y dijo que “su presencia (la de Macri) va a empañar la fiesta de los salteños”. “Lo más razonable es que suspenda semejante previsión y nos deje tranquilos”. “Más bien que se ocupe de resolver los graves problemas en que embarcó al país”, se animó a aconsejarle al presidente.
Macri, es cierto ha gobernador mal y ha provocado más dolores de cabeza que beneficios a gran parte de los argentinos, pero debe ser resuelto en el marco que indica la Constitución Argentina: el voto universal. ¿Por qué la Iglesia podría prohibirle participar de un acto religioso, en el que justamente no se pide certificado de buena conducta, teniendo en cuenta que también puede ser un acto para librarse de los pecados? Además, la feligresía católica no es violenta, jamás lo ha sido. De las procesiones han participado dirigentes políticos y personajes de poder, quizás con peor reputación pública que el actual presidente de los argentinos, y jamás hubo una manifestación de repudio ni de insultos contra nadie. ¿Por qué el prebístero Méndez hace quedar a los feligreses como violentos? Esto da a entender que Raúl Méndez, un cura con fuerte vinculación en los sectores de poder de la provincia, no quiere defender al Señor y la Virgen del Milagro de ser empañados por la presencia de Macri, sino que habla en defensa de varios dirigentes políticos que hasta antes del 11 de agosto estaban al lado del presidente y le justificaban y le ponían a todas las políticas de gobierno, cuando ya se sabían que perjudicarían a la mayoría de los argentinos. Evitar que venga el presidente Macri, sería evitarle a algunos dirigentes políticos tener que aparecer al lado de Macri. Por ejemplo, al candidato a senador nacional Juan Carlos Romero, que defendió el neoliberalismo macrista hasta la campaña del 11 de agosto; a su hija Bettina, que fue funcionaria del gobierno de Macri y hoy es candidata a intendente y no lo menciona ni a placet; al diputado radical Miguel Nanni, otro macrista empedernido pese al desastre económico que pagan miles y miles de argentinos. A Alfredo Olmedo, quien postuló que Macri sería mejor que el gobierno anterior, y jugó con el quórum, por ejemplo, cuando se buscó frenar los tarifazos, y él se retiró en una actitud vergonzosa. Olmedo pretende ser el futuro gobernador de Salta gracias a sorteos y a golpes de efectos. Su candidato a intendente de Salta, Andrés Suriani, otro fiel devoto del macrismo, que hoy tributa en el olmedismo. Y tendría que estar también en primera fila el intendente Gustavo Sáenz que como intendente recibió la ayuda del gobierno de Macri. Justamente a Sáenz le apuntaron los afiches del viernes, con clara intención de pegarlo al macrismo. Hay que salvar de este tipo de política del oportunismo por ejemplo a la diputada Gladys Moisés y a Martín Grande que pese a todo siguen firmes junto al PRO.
Las imágenes y el prestigio religioso del Señor y la Virgen del Milagro hace 400 años que vienen ganando cada vez más fieles,  por lo que sería difícil que se vean “empañados” por la presencia de un “pecador” más como debe ser el presidente Macri. Además, ¿por qué impedirle que venga en busca de “su milagro”? Vendrá a pedirle a los Santos Patronos salteños, lo que el pueblo argentino le está negando: votos. Y tiene derecho como cualquier otro ser humano. Ya lo hizo su esposa Juliana Awada, aunque buscó ayuda en el catolicismo chic de la Virgen del Cerro, y se le puede criticar que en vez de visitar una villa, haya aparecido en los escenarios paradisíacos del santuario arriba de Tres Cerritos, pero no se le puede prohibir.
El gobernador Juan Urtubey confirmó que desde Presidencia para informar que “el Presidente quiere venir a participar de la fiesta del Milagro, lo que es una alegría para el pueblo salteño”, evaluó Urtubey.
La fiesta del Milagro es una fiesta popular, la que no se le puede negar a nadie. Ni a los vendedores callejeros, ni a los promesantes, menos a los devotos, y mucho menos a un presidente de la nación.
Macri vendría el domingo para la procesión del Milagro, y el lunes debe estar en San Salvador de Jujuy para inaugura una planta potabilizadora en Reyes, y luego en el aeropuerto Horacio Guzmán, en donde también dejará inaugurada la primera obra de la reestructurción de esa estación aérea.

Te puede interesar